Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

El poder de la prensa y su influencia. 20 octubre 2013

Si pierdo las riendas de la prensa, no aguantaré ni tres meses en el poder”, qué razón tenía Napoleón Bonaparte cuando afirmaba esto hace doscientos años. Hoy en día, con el adelanto tecnológico en la información, Napoleón podría afirmar que no duraría ni tres minutos. ¿Somos conscientes de lo que significa la afirmación de Napoleón, algo que corroboran los datos actuales? Vagamente; sabemos que los medios de comunicación tienen influencia en nosotros pero no hasta qué punto.

Sirvan un par de ejemplos. El primero nos lleva a Colombia en donde a comienzos de la década de los dos mil el 70 % de los colombianos se declaraba disconforme con las Fuerzas Armadas de Colombia. Estaban muy recientes los asesinatos de civiles que luego se hacían pasar por bajas de la guerrilla… No obstante, a partir del Gobierno de Uribe (2002) comienza una ambiciosa campaña de propaganda denominada “En Colombia, los héroes sí existen”, en la que se ensalza la labor de las Fuerzas Armadas como si de una superproducción de Hollywood se tratara. Los soldados aparecen hasta en la sopa, pero han conseguido que en 2013 el ejército sea la institución estatal más valorada del país (Gordillo y Federico, 2013). Un ejemplo de propaganda mediática cercano y reciente es el trato de la prensa española a la candidatura de Madrid 2020. En donde en ningún momento se realizó ningún informe riguroso sobre la candidatura (periodismo), sino que se defendió porque interesaba a unos sectores de la oligarquía española (propaganda).

En fin, ejemplos hay miles, y en el fondo todos sabemos que cualquier noticia la recibimos tergiversada. El mayor problema reside en que pensamos que eso se soluciona con cambiar de canal y ver la noticia en otra cadena. No nos sigamos engañando, ambos defienden lo mismo. Aunque haya pequeñas diferencias que sustentan el engaño, el trasfondo es el mismo. No se olvide que más de la mitad de los humanos ve cada día al menos una noticia de la Associated Press (AP, 2013). Ya en 1840 el lúcido escritor francés Honoré de Balzac puntualizaba con respecto a la creación de la primera agencia de noticias: “El público puede creer que hay varios periódicos, pero no hay, en definitiva, más que un solo periódico”. Actualmente, la situación es bastante similar: el 34% del mercado mundial de la información es copado por el grupo Thomson-Reuters y el 33% por Bloomberg (datos de 2007), (González, 2009). Para que luego se hable de pluralidad en los medios…

Con los datos anteriores, a nadie le sorprenderá que desde los medios se puedan crear con alarmante facilidad corrientes de opinión en la sociedad (Amesty, 2012): como el denostar a los políticos y a la política (para así entorpecer un cambio democrático del sistema) o el asumir que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y por eso debemos perder todos nuestros derechos. ¿Ha vivido usted por encima de sus posibilidades? Yo en absoluto… ¿No fue otra corriente de opinión la que invitó a comprar pisos indiscriminadamente? ¿Alquilar era tirar el dinero? ¿Por qué nos creemos todo? Es inevitable, salvo que se apague la televisión…

En las ediciones digitales el problema es más grave si cabe porque la urgencia en publicar hace que se omita el contraste de fuentes y la veracidad quede sobrentendida, confiando así ciegamente en lo servido por la agencia (Sancha, 2005). Además, Internet se convierte en un arma de doble filo para la lucha social. Permite mantener contacto con personas lejanas geográficamente, lo cual puede ser positivo; sin embargo, esta posibilidad de contacto virtual atenúa la necesidad de cualquier ser humano de encontrar y compartir sus vivencias e inquietudes con otros iguales cara a cara. Dificultando de esta forma el encuentro con los seres cercanos que gozan de inquietudes similares y con los cuales podrían construirse unas redes de presión y un incremento del tejido asociativo a nivel local, indispensable para construir el poder popular.

Es posible luchar contra esa militancia mediática que todos profesamos; en realidad no estamos en una militancia política puesto que todos nuestros argumentos están basados en los previamente escuchados en los medios de comunicación que frecuentamos, no en el partido al que votamos (Iglesias, 2012). En vista de la sociedad actual, es primordial dotarse de medios similares a los actuales (televisión, radio, publicaciones periódicas…) que permitan una comunicación bidireccional y rigurosa tratando temas que no estén al servicio del interés económico. Así pues, varios ejemplos han surgido en los últimos tiempos: cooperativa de trabajadores y lectores que han aunado esfuerzos para crear La Marea (periódico mensual), La Tuerka, programa de tertulia con el típico formato de televisión generalista pero con un enfoque revulsivo,  social e izquierdista…

No sólo a nivel estatal se producen avances. En Aragón, se cuenta con una agencia libre de noticias (Arainfo) y con una de las radios libres más activas del Estado: Radio Topo. La reciente creación de Radio Pirineo en Huesca y la puesta en marcha de la televisión del 15M de Zaragoza son solo dos ejemplos de la cantidad de acciones que podemos realizar para crear una comunicación diferente. Y, sobre todo, relacionarnos. Nada cambiaremos estando en casa despotricando, jugando a videojuegos, viendo el fútbol, tuiteando o emborrachándonos; debemos actuar y encontrar soluciones y estas nunca surgirán realizando las tareas anteriores. Fructificarán gracias a la comunicación, el diálogo y la cooperación. Recuperemos lo más característico del ser humano, ¡las relaciones sociales!, y tendremos mucho ganado…

 

Referencias:

Amesty, José. 2012. Matrices de Opinión. Aporrea.org 22 de enero de 2012: http:// http://www.aporrea.org/medios/a137247.html

Associated Press (AP). 2013. El primer estudio a fondo sobre el consumo de noticias en vídeo revela un alto nivel de demanda del consumidor. http:// http://www.ap.org/content/Press-Release/2013

González, Frank. 2009. Las agencias de noticias internacionales: predominantes e influyentes. Sala de Prensa XI Vol. 5. 115.

Gordillo, Claudia y Federico, Bruno. 2013. Apuntando al Corazón. Documental. Colombia. Presentado en Zaragoza el 11 de septiembre de 2013.

Iglesias, Pablo. 2012. Militar en los medios de comunicación. Attac TV, entrevista a Pablo Iglesias. http://www.youtube.com/watch?v=ddxvO6kVMwQ

Sancha, David. 2005. El uso de la información de agencia en las ediciones electrónicas de los diarios de España. Athenea Digital nº8, otoño. Universidad Autònoma de Barcelona.

 

El Lobo Estepario de Hermann Hesse. 4 septiembre 2012

Como prometí al hacer la entrada de Demian y Siddharta, aquí traigo la entrada sobre El Lobo Estepario.

Es un libro complejo de leer en algunos pasajes, pero sin duda Hermann Hesse crea de nuevo una obra maestra. Vierte ideas sobre las que ni siquiera es fácil pensar y no se limita con enunciarlas si no que se atreve a elucubrar sobre ellas en unos diálogos que parece imposible sean obra de una sola mente.

Una de las ideas que propone Hesse es el concepto de Lobo Estepario, que da título a su obra. Se entiende así a aquella parte de la personalidad que impide disfrutar de ciertas situaciones cuando el resto de personas sí parecen disfrutar. Este carácter, según Hesse, se potencia con el tiempo -conforme se va “despertando en la vida”- en aquellas personas “llenas de alegría y de fe, siempre tras la huella de lo grande y de lo eterno, nunca satisfechas con lo bonito y lo minúsculo. El mundo de hoy en día (en los tiempos de Hesse, y poco ha cambiado en más de un siglo) parece estar construido para conformarse con “una buena habitación burguesa, en donde uno está perfectamente satisfecho con la comida y la bebida, con el café y la calceta […] y la música de la radio”. Y sigue: “y el que ama y lleva dentro de sí lo otro, lo heroico y lo bello, la veneración de los grandes poetas […], este es un necio y un quijote”. De nuevo aparece la figura del conformismo, piensa que es imposible cumplir los sueños más ambiciosos y concluye Armanda diciéndole a Harry (el lobo estepario): “Para este mundo sencillo de hoy, cómodo y satisfecho con tan poco, eres tú demasiado exigente y hambriento; el mundo te rechaza, tienes para él una dimensión de más”. La citada “dimensión” lo considero como una solución que se inventa Hesse para creer en algo más justo, piensa que hay otra dimensión (mundo) en donde todo lo que Harry defiende tiene cabida. Creerse esto sería como hacerse religioso, de una supuesta religión Hesseiana; o mejor dicho Lobo-esteparista puesto que iría en contra de las enseñanzas explicadas por Hesse en Siddhartha (en donde se dice que cada uno ha de encontrar su camino).

Durante todo el libro se considera a Harry como un ser superior a la mayoría de humanos y hace gala de una tremenda altanería al menospreciar ciertos gustos. Pero, al final, comete una acción tal y como lo haría cualquier hombre de bajos principios morales y con escasa empatía. Me parece un sutil toque de Hesse en el que intenta expresar que uno no tiene por qué considerarse mejor por el hecho de preferir “el alma sobre el dinero, la alegría sobre el placer”, etc. Si no va acompañado de hechos es un camino que en nada se diferencia del que prefiere la “habitación burguesa”.

Así pues, se puede concluir que en “El lobo estepario” Hermann Hesse lanza un mensaje conformista. Parece aceptar que no se puede cambiar el mundo, “es como luchar contra la muerte, no hay esperanza alguna en derrotarla”. Considera que aceptar eso no aboca a una vida “superficial y tonta”; precisamente lo contrario: estima que agarrar una lucha utópica es mucho más superficial. No obstante, reconoce que esa lucha es “siempre hermosa, noble, digna y sublime”. Quizás el bueno de Hesse cambiaría su discurso si hubiera podido conocer la Latinoamérica que despierta en nuestros días y que planta cara al modelo que tanto desgarraba a Hesse. Si en Venezuela, Bolivia, Ecuador, etc. hubieran sido conformistas probablemente no habrían llegado a este punto, que aunque diste mucho del fin último, al menos allí se ha comenzado a andar en la dirección correcta.

 

Oregón Televisión. 14 enero 2010

Es increíble la capacidad que se tiene en este programa de Aragón Televisión para hacer una crítica actual desde el humor. Se puede criticar con argumentos excelentes e hilarantes a la déspota y amiga de lo ajeno alcaldesa de La Muela, a los señores catalanes que intentan escobar para casa más que de costumbre a costa de Aragón, a las salvajadas municipales inspiradas por uno de los peores ministros de la Democracia española y que ahora se dedica a que todos los zaragozanos de hoy y durante las tres centurias venideras tengan que estar pagando sus caprichos infantiles y un largo etcétera en el que no se pueden olvidar sus “Cursos de oregonés para foranos”.

En fin, una crítica necesaria en un país como este en el que la mayoría de las protestas se hacen en el bar y no pasan de ahí. Dejo una muestra de su trabajo, en youtube está todo: