Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

Sergio bajo tierra. 18 marzo 2013

Un pitillo le brinda la pizca de luz necesaria para orientarse sin tropezones por la galería principal. La oscuridad es prácticamente total, pero Sergio se orienta bien, conoce el camino a la perfección y a pesar de la sombría penumbra no siente miedo. Concentra sus pensamientos en su novia Lucía.

No oye nada, salvo el eco de sus pasos que se pierde en la distancia y algunas gotas de agua que caen buscando su salida al mar. Periódicamente el techo de la galería se tambalea como si el temblor estuviera regulado por algo en la superficie. Cuando cesa esa sacudida también se distingue el característico sonido de los roedores compitiendo por el alimento. Sin embargo, lo que más fascina a Sergio es otro fenómeno que lo satura de adrenalina cuando la cueva parece próxima a estallar: el ruido es infernal, las vibraciones extraordinarias y toda la gruta se ilumina cegándolo.

EPÍLOGO:

Sergio anduvo durante muchos años por la galería, accedía a ella frente al instituto Pablo Gargallo y salía por el Portillo. Solía recorrerla para llegar puntual a las citas con Lucía, evitando así coger los tan habituales capazos de la superficie. Desde que construyeron la estación de Goya no ha vuelto a frecuentar el túnel; según dice, el arte del capazo en Zaragoza está cambiando: ahora también se cogen en el subsuelo. Y Lucía detesta esperar…

 

Nota: Este microrrelato fue presentado por mí al III Concurso de Microrrelatos de la FABZ. Espero que os haya gustado porque ha sido seleccionado como ganador. ¡Y no me podía resistir a subirlo!

 

Armas, gérmenes y acero. 24 agosto 2011

Recientemente terminé de leer el libro de Jared Diamond titulado “Armas, gérmenes y acero“. Sin lugar a dudas es una obra maestra.

Dista mucho de una novela al uso, de hecho no es una novela, más bien un ensayo muy largo -más de quinientas páginas-. Sin duda vale la pena leerlo porque explica gran cantidad de hechos que aceptamos como tal pero no sabemos porqué son así.

El libro sobre todo se centra en la evolución humana, y porqué unos pueblos desarrollaron las armas, los gérmenes y el acero y pudieron dominar a otros pueblos. De esta forma explica que el predominio de los euroasiáticos (y especialmente de los europeos) se debió a que en esa zona se dieron las mejores condiciones para la práctica de la agricultura y para el intercambio de conocimiento entre las diferentes sociedades euroasiáticas. Diferenciando posteriormente entre Europa y China. Aunque la segunda estuvo más avanzada durante muchos siglos padeció las desventajas de un poder centralizado. Además, la elevada homogeneidad de China chocó frontalmente con la atomizada Europa de la Edad Media en donde todos los estados mantenían una gran lucha innovadora, conquistadora, etc.

El libro también se centra en explicar la actual distribución racial en África, Oceanía y América. En realidad aborda todo el globo de una forma u otra, siempre con el tema de fondo de la evolución humana y la gran pregunta de por qué fueron los europeos quienes se impusieron al resto y no, por ejemplo, los aborígenes australianos o los indios del Amazonas.

Gran lectura.

Ahora esperaré a tener algo de tiempo y afrontar otra de sus grandes obras: “Colapso: por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen“.