Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

Eliminar cuenta en Facebook definitivamente. 24 enero 2013

Lamentablemente, no hay mucha gente que se plantee eliminar su cuenta de Facebook. No obstante, siempre hay excepciones, y estos no lo tienen nada fácil. Por Internet se pueden leer cantidad de preguntas similares a estas: “¿Cómo elimino mi cuenta en Facebook para siempre?”, “¿Qué hay que hacer para borrarse de Facebook definitivamente?”, étc.

He comenzando con una palabra muy subjetiva como es “lamentablemente” y es que considero un grave problema que haya tanta gente enganchada a Facebook. No solamente por la cantidad de tiempo que se pierde en esa red social. Si no porque cambia nuestra forma de relacionarnos (al igual que el what´s up, twitter…) a una forma más impersonal, fría y superficial, encaminándonos a un peligroso individualismo que nos dificulta la posibilidad de mantener una conversación productiva y constructiva con cualquiera. Parece que no aguantamos a nadie, que solo queremos hacer ver que nuestro argumento es mejor y ni siquiera escuchar al interlocutor, estamos esperando el momento para soltar nuestro discursito. Eso no es únicamente culpa del Facebook, pero se ve potenciado por este y sus almas gemelas ya citadas.

¡Deshazte del Facebook!

¡Deshazte del Facebook!

Quien escribe esto se ha salido de Facebook y probablemente no sea esa la principal causa que me motivó a hacerlo. La principal es el trato con las personas, el darte cuenta de que esa gente sobre la que todas semanas ves alguna foto o le escribes tres líneas, en realidad te importa mucho más y quieres saber cómo le va la vida. Algo que no se consigue con una simple línea al mes o ver seis fotos semanales. No, eso requiere tiempo para escribir un bonito email en el que saques a relucir tus inquietudes e invites a la otra persona a que lo haga también.

En fin, vamos a lo pragmático: ¿cómo me quito la cuenta de manera definitiva? Yo lo hice hace unos días y hoy he querido probar si había funcionado y parece que sí porque Facebook no me deja acceder a mi cuenta, parece que está cerrada. No sé exactamente qué se ha borrado pero mis amigos me buscan en Facebook y no aparezco, así que no habrá estado mal. Además, reitero, yo no puedo acceder. Mi cuenta no está. Entonces, simplemente accedí a este link estando conectado a mi cuenta de Facebook: http://www.facebook.com/help/contact.php?show_form=delete_account Ahora mismo, tras hacer click, si aceptas se te borrará. Recibirás un correo diciendo que se desactiva temporalmente durante 14 días, ¡no debes entrar en esos días! Si entras, se pierde el proceso. Y tras esos 14 días tu cuenta desaparece para siempre de Facebook. Al menos, no te dejan entrar y tu perfil no es público.

¡Animaros que vale la pena! Aprovechar ese tiempo que perdéis en Facebook en escribir un bonito email a vuestros amigos. Y de paso apagad la tele también. ¡Enhorabuena al que lo consiga!

 

Generación Black Berry. 18 diciembre 2011

Filed under: Sociedad,Venezuela — Aznar @ 21:18
Tags: , , , ,

Nota: el siguiente artículo fue publicado el 21 de noviembre de 2010 en la sección Heraldo Abierto del Heraldo de Aragón. Es otro artículo de los que escribí sobre los temas de Venezuela que el periódico consideraba interesante cuando allí me encontraba. Se suma a otros ya publicados en este blog, y espero subir todos en breve.

En Venezuela gusta mucho aparentar. Se hace de formas tan variopintas como pueden ser unos senos voluminosos de quirófano, ropa de la marca más cara, uñas arregladas a la perfección y por supuesto un Black Berry ayuda en gran medida a potenciar lo anterior.

Es un país muy marcado por las modas y el consumismo, mucho más de lo que sucede en Aragón. En Venezuela si alguien en un grupo de amigos se hace con un Black Berry el resto del grupo dispone de una semana para adquirir otro. Es una norma no escrita especialmente en los grupos de clases altas, aunque este esquema sucede a lo largo y ancho del planeta para las clases acaudaladas. Suena exagerado pero el consumismo venezolano es feroz. A ello contribuye la elevada inflación (de un 24% este año), es decir que dejar el dinero un año en el banco es como perder la cuarta parte del mismo: mejor gastarlo.

Lo más sorprendente y que mejor contextualiza el tema de las nuevas tecnologías en Venezuela es el fenómeno Black Berry. Nunca había visto este aparato con aspecto de móvil y funciones de computadora en Zaragoza. Desde que estoy aquí lo veo todos los días y me conozco al dedillo sus funciones; aunque, es cierto, nunca lo he usado. En realidad la mayoría de las funciones no suponen más que una pérdida de tiempo, es útil el aparato pero incita a un uso nada productivo. Se usa especialmente para actualizar redes sociales. Por unos 10 € al mes lo tienen siempre operativo con Internet, llamadas, mensajes, etc. Estos aparatos no se muestran mucho en la vía pública debido a la inseguridad. No obstante en los centros comerciales, universidades, colegios, etc. se encuentran por doquier. Llama la atención que niños de 10 o 12 años ya tienen un Black Berry y que no solo las clases altas lo utilizan.

Jóvenes usando sus Black Berrys en la zona común de una urbanización privada.

Además del caso concreto del Black Berry las nuevas tecnologías están muy bien asentadas en el país. Internet en los hogares es barato, rápido y muy frecuente. También existen cibercafés extremadamente baratos (0,15 € por 30 minutos) aunque a veces es desesperantemente lento.

Otra gran diferencia tecnológica entre Aragón y Venezuela es la facilidad en el país americano para obtener películas y discos de música a precios extremadamente baratos (menos de 1 €). Son copias que se venden en numerosos quioscos destinados únicamente a ese comercio. Un alivio para los europeos que podemos disfrutar del arte a un precio muy alejado de los abusivos precios del viejo continente.

 

Anonymus, desaparece Facebook. 8 agosto 2011

Si yo fuera Facebook no estaría muy tranquilo debido a la amenaza que ha recibido la red social desde Anonymus. Y Anonymus cuando dice algo lo suele cumplir, al menos un ataque potente habrá seguro. Que llegue a destrozar Facebook es ya otro cantar. Habrá que esperar al día 5 de noviembre para comprobarlo y por si acaso que la gente se vaya apuntando emails que no tengo de la gente del Facebook. 😀

¡A ver qué acontece en noviembre! ¡Mucha suerte para Anonymus en todas sus acciones!