Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

Excursiones nocturnas (Helsinki) 29 noviembre 2009

Filed under: Excursiones — Aznar @ 13:08
Tags: , , ,

Este es el segundo capítulo de las serie que he denominado Excursiones Nocturnas. Si el otro día la aventura discurría en Marruecos, la de hoy lo hace en Helsinki. Probablemente sea más suave pero no deja de ser una excursión nocturna, así que tiene todo el derecho a estar en este blog.

Todo ocurrió hace unas tres semanas en la capital finlandesa. Todo la ciudad bajo cinco centímetros de nieve y a una temperatura esa noche despejada de -8ºC, ha sido con diferencia la noche más fría de lo que llevamos de otoño. A lo que íbamos, el objetivo era coronar una pequeña montaña artificial que hay en el límite entre Helsinki y Vantaa. Según dijo alguien esa montaña distaba más de 50km y era de chalados ir hasta alli. Como se aprecia en el mapa no creo que llegue a tres kilómetros de distancia. Y eso que es de Madrid el chico, que no tienen fama de exagerados.

Bueno, pues con la coña de ir para allá y esto que pillas a la gente en el momento adecuado para decirlo, siempre empleando el comodín de “a que no hay huevos…”. Pues al proponerlo tanto Jesús (el madrileño) y Miao (de la lejana China) dijeron que sí. El problema es que eran las 11 y nos íbamos de fiesta. Así que acordamos estar un rato y luego marchar para allá. En principio íbamos a ir una media hora para fichar pero se nos extendió más y nos pusimos a caminar a eso de las 2 me parece.

Miao, se rajaba… “You are crazy, this morning I have been playing basketball…”. Bien, escusas varias… Pero nada, chavalote, si dices que vas a ir, acabas yendo. No hay más tu tía. Y por la presión cedió al final. Llevábamos más capas que una cebolla. Empezamos a caminar bajo un cielo espléndido, jamás he visto un cielo tan claro en una ciudad. El que estuviese tan despejado era la causa de que hiciera tanto frío.

Pero sin viento, niebla, etc. Y al estar en movimiento no se tenía frío. Como era de esperar nos plantamos en lo alto de la montañita en menos de 30 minutos y estuvimos tomando unas fotos (muy buenas las del Jesús desde ahí arriba). Eso sí, casi le cuesta la amputación de los dedos de la mano por quitarse los guantes para hacerlas y luego por estar mojados no ponérselos más.

Volvimos más o menos por el mismo camino y llegamos a un pequeño lago y río que obviamente estaban helados. Caminamos sobre el hielo. La verdad que fue nuestra primera vez y a mi por lo menos me maravilló. Es una sensación muy extraña. Oír el crujido del hielo, saber que estás andando sobre agua, deslizarte… ¡Genial! Pero se empezaron a hacer grietas y nos piramos de ahí como alma que lleva el diablo. No obstante, ya desde la orilla, nos costó conseguir romper el hielo. Así que habría aguantado bastante más. Pero ¿para qué arriesgar?

El siguiente día hablaré de otra más larga. Casi 20 kilómetros entre Punta Umbría y Huelva…

 

Porvoo (Finlandia). 11 noviembre 2009

Filed under: Excursiones,Viajes — Aznar @ 16:19
Tags: , , , ,

Porvoo es la segunda ciudad más antigua de Finlandia, solo superada por su antigua capital: Turku. Se encuentra relativamente cerca de Helsinki, a tan solo una hora en autobús (el trayecto de ida y vuelta es de unos 12€).  Si se quiere ir en verano hay multitud de ofertas para llegar a Porvoo desde Helsinki, quizá la más atractiva sea la que conecta las dos ciudades por el mar Báltico. Sin duda tiene que valer la pena esa ruta marina para disfrutar de las infinitas islas que salpican el litoral finés como si se tratara del Jónico norteño.

La ciudad no es muy grande, su principal atractivo es el caso antiguo en muy buen estado de conservación. Desde la parte alta de la ciudad hay unas vistas de todo su centro muy bonitas. Y después de las empedradas subidas y bajadas del casco histórico no se puede dejar Porvoo sin pasear por la zona del puerto pseudofluvial. En realidad yo creo que es fluvial del todo… pero el mar está muy cerca.  Por la zona hay un paseo que recorre todo el puerto, o mejor dicho recorre todo el río sobre el que está asentado el puerto. Por supuesto no es un puerto de grandes cruceros ni buques de carga, es lo que se denominaría recreativo.

Hay tiendas (especialmente de chocolates) y otros establecimientos como cafeterías y restaurantes con gran solera y tradición. Además, de las omnipresentes tiendas de recuerdos. Es un buen lugar para verlo en media jornada tranquilamente que gana mucho en verano, sobre todo si se puede hacer el viaje marino entre Helsinki y Porvoo.

 

Trotando por Rusia y IV (Moscú). 4 noviembre 2009

Filed under: Viajes — Aznar @ 15:46
Tags: , , , , , , , , , ,

En teoría un amigo de mi compañero de piso en Helsinki nos iba a esperar en Moscú a eso de las 09:30 cuando llegaba el tren a la capital rusa. Pues bien, el susodicho ferrocarril llevaba dos horas y pico de retraso y nuestras esperanzas de que alguien nos estuviese esperando después de más de dos horas y sin conocernos absolutamente de nada se nos desvanecían por momentos. Pintaba mal la llegada a Moscú

Salimos del tren con muchas ganas después de doce horas ahí metidos, pero sin mucha esperanza de encontrarnos con nadie. A los veinte pasos cuando llegamos a la altura de la locomotora oí con una voz alegre y totalmente despierta “¡Javier!”, alguien decía mi nombre con un claro acento moscovita (en realidad no diferencio el acento moscovita, solo me sé la teoría, pero vamos que era de Moscú). Este “alguien” al momento en nuestras cabezas se convirtió en Victor y fue nuestro verdadero ángel de la guarda en la capital de Rusia. Después de estar esperando más de dos horas a dos tíos que no conocía de nada tenía una vitalidad y unas ganas de hablar asombrosas. Pero no lo hacía en inglés, no sabía ni papa. Con decir que para decir “ok” pronunciaba “oc”. Así que todo en ruso, eso sí, ponía todo el empeño del mundo con gestos, sonidos y cualquier idea que tuviera; y si no funcionaba lo anterior tenía un comodín que más tarde descubriré…

De la estación nos fuimos al metro, también muy profundo -construido aprovechando antiguos bunkéres-. Llegamos al albergue, dejamos las cosas, nos atendieron muy cordialmente en inglés y nos fuimos prestos al Kremlin (ahí está la campana más grande del mundo y por ahí estaba, antes más, la famosa Hija de Putin). Allí Victor tuvo un descanso porque consiguió una intérprete, su prima que sabía castellano e inglés -¡ojo! que ella no es el comodín-. Nos llevaron a ver unas calles muy majas (especialmente una peatonal muy comercial) y sus estaciones preferidas de metro. Es muy bonito, no cabe duda que no hay punto de comparación con las estaciones de Argüelles o Gràcia, pero me esperaba mucho más del metro moscovita y es lo que suele pasar cuando te esperas mucho, que acabas desencantado; ya me pasó lo mismo en Granada unos años atrás…

Nos despedimos de su prima y nos dirigimos en metro a una colina que hay nada más cruzar el río y el estadio del Locomotiv. Desde ahí se ve toda la “city” de Moscú con sus rascacielos y gran parte del centro de la ciudad. Además, a nuestra espalda en ese mirador está el inmenso edificio de la Universidad (la foto sale un poco mal porque estaba anocheciendo, sorry). Intentábamos quedar con Victor para el día siguiente y al grito de “beautiful russian girl” se dirigió a dos chicas de Israel que estaban en el mirador (estudian en Moscú) y les pidió que nos tradujeran ruso-inglés e inglés-ruso, así quedamos para el día siguientes. Esto sí que era su comodín, lo repetía cuanto lo necesitaba, si no podía explicar algo paraba a alguna chica joven por la calle y le pedía que tradujera (hombre de recursos). Nos volvimos para el albergue los cinco, mezclando unos cuantos idiomas por el camino. Claro que hasta el albergue solo llegamos el brasi y yo, el resto se fue a sus respectivas casas.

En el albergue conocimos gente de lo más variopinta, desde una profesora estadounidense de inglés a un artista iraní que hacía arte con el entorno natural (ver la página web que vale la pena, ya nos lo encontramos dos días antes en San Petersburgo) todo esto pasando por un siberiano y dos hermanos de Egipto que estaban trabajando ahí y vivían en el hostal por largas temporadas. Probablemente sea de las cosas más enriquecedoras de los viajes, el conocer este tipo de gente tan peculiar e interesante.

A la mañana siguiente llegamos con Viktor (estoy pensando que igual es con “k”) al punto de encuentro en el centro y nos fuimos andando hasta la estación de la que salen los trenes para San Petersburgo (hay muchas estaciones de tren en las dos ciudades). Estuvimos andando más de dos horas y pico pero nos permitió hacernos una pequeña idea del Moscú profundo y aprovechar a comprar cosetas para Helsinki. Estoy convencido de que el Duty Free de la frontera no es más barato que el país más pobre con los que comparte frontera, por supuesto que es más barato que Finlandia pero para nada lo es más que Rusia. ¡Hicimos buena compra! Nos tocó despedirnos de Viktor y le agradecimos mil veces todo lo que hizo por nosotros, sé que no fue suficiente porque lo que hizo no tiene precio.

Aunque parezca mentira llegamos a San Petersburgo en hora, y ¡menos mal! porque si no habríamos tenido muchos problemas para coger el bus. Los buses salen enfrente de la estación de tren a las 21:00 de la noche y a las 6 o 7 de la mñanaa, no recuerdo. Pero ahí mismo se encuentran unas furgonetas que son mucho más baratas y se puede regatear el precio. Costaba 1.000rublos y pagamos 750 rublos, no conseguimos mucho ¡eh! Porque 750 rublos es lo que pagan todos, menos los tolis de turistas que de primeras te intentan sablar, y me parece bien que lo intenten. Si alguien tiene interés que pregunte allí proque no sé por qué ni si es pagando más te dejan en la puerta de casa en Helsinki. El viaje fue mejor que el de ida porque estaba atrás del todo de la furgoneta (había para 15 plazas, ¡increíble!) y no veía tan apenas la carretera aunque me imaginaba exactamente a cuantos centímetros pasábamos de cada coche.

Así pues, llegamos a Helsinki seis días después de la salida. Habiendo descubierto algo de un interesante país de contrastes y habiendo conocido gente extraordinaria.

 

Se marchó el Stupid. 3 noviembre 2009

Filed under: General — Aznar @ 0:28
Tags: , , , , ,

Ya hace tres días de su partida, y ahora ya quedan atrás los malos momentos de la despedida. Ese instante en el que no sabes muy bien qué decir y en el que una mirada a los ojos con un apretón de manos y su posterior abrazo lo dice todo. Los dos supimos que era suficiente. Salí por la puerta diciendo “boa sorte e muito obrigado” y esperando que nos volviéramos a ver.

Ahí está el problema, ese es el origen de los malos momentos de los días siguientes. Por supuesto (eso espero) no es una despedida para siempre, pero la distancia no es de una hora en AVE y 20€ ni tan siquiera de dos horas en avión y 200€. No, son miles de kilómetros y cientos de Euros, y un océano por el medio. Puede ser que pase mucho tiempo hasta el reencuentro y eso me hizo estar el fin de semana con una sensación muy desagradable, como si tuviera una malla comprimiendo mi estómago o no sé que entraña. Son muchas horas juntos: en el tren, el bus, en coche, en bici, de barbacoa, “echando bailables”, corriendo, jugando al fútbol, saltando en las fotos, en la sauna, andando a toda velocidad por Rusia, Laponia, Helsinki, Porvoo, etc. En definitiva, mucho tiempo juntos. Supongo que por todo ese tiempo al final nos llamábamos “stupid” continuamente, por hacer algo nuevo y ser una palabra muy similar en castellano, inglés y portugués.

Pero bueno, al tiempo es precisamente eso lo que queda, los buenos momentos juntos. Y la maldita malla que estuvo conmigo todo el fin de semana se agranda y se va convirtiendo poco a poco en una completa satisfacción. El saber que hay alguien al otro lado del Atlántico en el que puedes confiar para lo que quieras y con el que has pasado dos meses increíbles es más importante. Supongo que así es la vida, tras el valle llega la cima, pues tras los malos momentos llegan los buenos. Es verdad “que el tiempo lo cura todo”, o casi todo.

Así que “stupid”, si lees esto y consigues entender castellano, lo dicho: mucha suerte por tu viaje por la vieja Europa y muchas gracias por todo, especialmente por tus magníficos cursos adelantados de “Cómo viajar aprovechando al máximo”.

 

Delinquir en Finlandia. 29 octubre 2009

Filed under: Curiosidades — Aznar @ 14:10
Tags: , , , , ,

Uno mismo pensaba al llegar aquí que en este país la gente era tan civilizada que no necesitaban revisores. Bueno, pues es muy civilizada pero sí tienen revisores en el transporte público. Téngase en cuenta que no hay barreras ni tornos para acceder a él.

No obstante, lo que hoy quiero contar, tiene que ver con la severidad de las sanciones aplicadas. No en el transporte público que son 80 € y alguno lo sabe ya muy bien. Casi ya le saludan por su nombre cuando le están pidiendo el billete que el cabezón sigue sin tener. Vamos a dejar el transporte público…

El caso es que el otro día el sujeto X.Y.Z. acudió al Prisma, un gran supermercado de Finlandia como el Carrefour en España o Francia. Su intención era comprar unos filtros para hacer cigarrillos de liar, una bolsa de cien cuesta unos 70 céntimos de Euro. El problema es que el citado sujeto estaba convencido de que en la bolsa que ponía 100 en realidad salían menos, con lo que ni corto ni perezoso cogió otra bolsa anexa y comenzó a rellenar la bolsa que iba a comprar con otros filtros de su compañera (las bolsas, también tienen vecinas y compañeras).

Muy bien, pues X.Y.Z. se dispuso a pagar, junto con el sujeto O.P.Q. que luego se dio el piro, y tras pagar los 0,7€ acudió e él un señor al que pagan por vigilar el local (un segurata de toda vida). A la pregunta de ¿Sabes por qué estoy aquí? el sujeto X.Y.Z. dijo que “Of course“. Que el había puesto algún filtro de más en la bolsa. El segurata le dijo que lo acompañara a una sala y ahí le dijo que si tenía dinero para pagar la otra bolsa (la compañera) y el señor X. dijo otra vez que “of course“, baste decir que el citado amigo de lo ajeno es de un barrio muy chulo en el sur de Europa.

Tras pagar las dos bolsas le dijeron que esperara a que llegara la policía porque el estaba robando. Obviamente dijo que eso en España no era robar (joder, ¡al menos no cuando te hacen pagar las dos bolsas!). Pues la policía lo llevó al calabozo durante 45 minutos en una sala enana (como un zulo, o bueno, ¡qué narices! como un calabozo, supongo). Lo llamaron y lo pesaron, lo midieron, tomaron las huellas de todos los dedos de las manos, el color del iris, fotos de perfil, frontal, etc. Y no hicieron más cosas porque no tenían más aparatos operativos ese día.

Ahora viene la multa. Aquí la acuerdan en función de tu renta (que justos que son estos fineses), el dijo que no trabajaba que sus padres le pasaban algo de dinero y ante la insistencia del policía que lo quería en “neto, no en bruto” le dijo que unos 600€ y el policia le hizo pagar una multa de 3 euros al día durante 7 días. Es decir 21€, no es mucho, de acuerdo. Pero por unos diez o doce filtros en este país te fichan y no como en España por lo que se ve, porque si en España hicieran esto igual era mucho más seguro el país. Por tanto, desde aquí un recordatorio al sujeto L.M.N. que acostumbraba a tomar prestados unos quesos en el supermecado que superan por 10 el valor de los filtros.

¡Qué cara es la vida en Finlandia!

 

Perdiendo la virginidad blogera. 19 octubre 2009

Filed under: General — Aznar @ 7:34
Tags: , , , ,
Pues me he decidido a escribir un blog, no porque acaben los Pilares y haya pensado que después de tanto desfase merezca la pena hace algo útil. Bueno, más que “útil” diría “más de provecho”, porque me extraña que esto sea útil. Pero bien, no es esa la razón porque mis Pilares de 2009 han sido muy particulares como fruto de mi ERASMUS en Helsinki. Así que más bien escasos, eso sí, pude ver alguna cosa por internet: a Labordeta en el pregón, la ofrenda y poco más. ¡Ah! Y he estado con un cachirulo por Finlandia estos días.
                                                                              Meandros en el Ebro.
Meandros del Ebro.

En cualquier caso al final me he decidido a comenzar con un blog porque creo que lo necesitaba ¿o apetecía?, quiero contar cosas y confiar en que alguien las lea. Tampoco es que me preocupe que nadie las lea, pero supongo que hace más ilusión y que todo el mundo escribe para que lo lean, si no, lo harían en diarios no públicos.  Por cierto (no sé si debería decir esto) pero una vez tuve un diario (aun estará por casa), y creo que solo escribí de seguido dos semanas. Intentaré demostrar que puedo ser más constante… Reitero, “intentaré”.

Espero que tenga buena acogida el blog e intentaré hablar algo de mi vida en Helsinki (sé que está a mucha distancia de los meandros del Ebro pero pretendo seguir con el blog cuando vuelva a Zaragoza), de montaña, de agronomía, sobre la actualidad, etc. En definitiva de todo un poco. Supongo que he escogido ese nombre porque siempre me ha fascinado la formación de un galacho, que se consigue por el abandono de un meandro por parte del río. Desde pequeño cuando te llevan con la escuela a ver los galachos de Juslibol como a todos zagales de Zaragoza de ocho años ¡aun recuerdo esa maqueta que la activaban y se inundaba todo! Por eso la he elegido, y además es un palabra muy aragonesa; hay que hacer patria y cuando estás en la distancia aun lo sientes más. Así que si fuese una cadena comercial diría que es un “dos por uno”. Espero que eso no signifique que para explicar algo necesite dar muchas vueltas sobre lo mismo, como hace el Ebro para llegar a Tortosa.

Por cierto, un saludo muy agradecido a dos amigos del Barrio zaragozano de San José que creo que por ellos me ha entrado el gusanillo para escribir en un blog: Diego Navarro y Alberto Alcaine  y a un amiguete madrileño Carlos Y.