Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

Sergio bajo tierra. 18 marzo 2013

Un pitillo le brinda la pizca de luz necesaria para orientarse sin tropezones por la galería principal. La oscuridad es prácticamente total, pero Sergio se orienta bien, conoce el camino a la perfección y a pesar de la sombría penumbra no siente miedo. Concentra sus pensamientos en su novia Lucía.

No oye nada, salvo el eco de sus pasos que se pierde en la distancia y algunas gotas de agua que caen buscando su salida al mar. Periódicamente el techo de la galería se tambalea como si el temblor estuviera regulado por algo en la superficie. Cuando cesa esa sacudida también se distingue el característico sonido de los roedores compitiendo por el alimento. Sin embargo, lo que más fascina a Sergio es otro fenómeno que lo satura de adrenalina cuando la cueva parece próxima a estallar: el ruido es infernal, las vibraciones extraordinarias y toda la gruta se ilumina cegándolo.

EPÍLOGO:

Sergio anduvo durante muchos años por la galería, accedía a ella frente al instituto Pablo Gargallo y salía por el Portillo. Solía recorrerla para llegar puntual a las citas con Lucía, evitando así coger los tan habituales capazos de la superficie. Desde que construyeron la estación de Goya no ha vuelto a frecuentar el túnel; según dice, el arte del capazo en Zaragoza está cambiando: ahora también se cogen en el subsuelo. Y Lucía detesta esperar…

 

Nota: Este microrrelato fue presentado por mí al III Concurso de Microrrelatos de la FABZ. Espero que os haya gustado porque ha sido seleccionado como ganador. ¡Y no me podía resistir a subirlo!

 

Demian y Siddharta, de Hermann Hesse. 21 julio 2012

Recientemente he leído estos dos libros del suizo-germano Hermann Hesse. A pesar de haber sido escritos por la misma persona cabría pensar que no se parecen mucho, al menos en las formas puesto que el primeroDemian está escrito en primera persona; mientras queSiddharta lo hace en tercera persona.

No obstante, detalles formales a parte, guardan una tremenda relación. Los dos libros se centran en una idea principal que Hesse va desarrollando a lo largo de la novela, probablemente sea la forma más efectiva de conseguir que una idea cale en otra persona. La capacidad del autor para tratar el tema de los sentimientos es extraordinaria y se aprecia en ambas obras.

En cualquier caso, me quiero centrar en las ideas centrales de cada uno de los libros:

  • Demian: se consigue lo anhelado cuando se tiene presente qué es lo que se quiere. Hesse sostiene que lo que es querido, si de verdad es así, se consigue. Esto es porque cualquier individuo está tomando un sin fin de decisiones continuamente y estas le conducen por toda una serie de caminos. Si se tiene claro lo anhelado, la mayoría de decisiones van encaminadas (consciente o inconscientemente) a ese fin y tarde o temprano llega. Eso sí, es fundamental tener claro el objetivo, para poder encaminar las decisiones hacia él.
  • Siddharta: no hay dogma que valga, cada uno debe encontrar su propio camino. El propio Siddharta y también su amigo Govinda descubren que cualquiera puede ser el maestro. Es decir, que de todas personas se puede aprender algo siempre que se esté receptivo a ello. Además, se sostiene en el libro que no hay una forma concreta de encontrar “el camino” de cada uno. Depende de las experiencias pasadas de cada persona, de tal forma que alguien que ha encontrado su paz interior y en definitiva su felicidad completa de una determinada forma no necesariamente puede ser exportable a otra persona. También indica la importante y actualmente perdida idea de conformarse con lo que se tiene. Esto último puede parecer que está reñido con lo dicho sobre “Demian“, pero no ha de ser así, siempre y cuando se tenga por objetivo alcanzar esa felicidad.

En fin, son buenos libros para darle al tarro y plantearse muchas cosas. Ahora me voy a meter con el que dicen que es su obra maestra, “El lobo estepario“. Ya os contaré. Y si alguien lo ha leído y no ha salido con la misma idea le invito a compartir aquí su opinión.