Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

Otra sociedad es posible. 13 enero 2013

Comunismo viene de común, del interés común de la clase trabajadora en cualquier momento y lugar. Supongo que esto era evidente para la mayoría de los lectores, no obstante a mí se me escapaba porque pensaba que comunismo provenía de “comuna”. Por cierto, un término bastante denostado. Causalidad, sin duda.

El concepto de común está muy relacionado con el de libertad que “es hasta tal punto la esencia del hombre que hasta sus oponentes lo comprenden” (K. Marx). En el Manifiesto Comunista de Marx y Engels, escrito hace más de un siglo y medio, se habla de “necesidades auténticas” (arraigadas en la esencia del hombre e imprescindible cumplir para el desarrollo humano) y “necesidades creadas”. Esta idea, lejos de mitigarse, se ha maximizado en este siglo y medio, ¿no necesitamos ahora todo tipo de objetos más caros, sofisticados y menos duraderos que hacen el mismo papel que otros anteriores? ¿no necesitamos tener siete sudaderas diferentes y seis pares de calzado para ponernos en función de la ocasión? Eso no parece estar en la naturaleza humana, parece estar encaminado para favorecer el consumismo y mantener el sistema desigual que es el capitalismo.

Evidentemente, este sistema se mantiene porque todos, en la clase trabajadora, lo permitimos. Eso sí, exacerbada esa “permisividad” por el adoctrinamiento sufrido diariamente por el sistema educativo, los medios de comunicación, etc. No voy a entrar en lo que se produce en ciertos países del sur en donde muchas personas se ven condenadas a vivir en condiciones penosas porque Occidente debe satisfacer sus necesidades creadas, ¿pero tan bien estamos en Occidente? ¿Alguien puede considerarse libre cuando es obligado, por ejemplo, a estar ocho horas al día repitiendo el mismo gesto en una cadena de montaje? Ese tipo de trabajo se aleja notablemente de la naturaleza humana, de ese ideal de libertad. Ha de entenderse el trabajo, y cito a Marx y Engels de nuevo, como “un complemento que le permita al hombre desarrollarse […] para así poder recuperar la iniciativa y la personalidad”.

Para lograr una sociedad diferente en la que prevalezca el interés común es necesario “convertir el capital en propiedad colectiva, común a todos los miembros de la sociedad”. Evidentemente, no se pretende “destruir la propiedad personal bien adquirida, fruto del trabajo y del esfuerzo humano, esa propiedad que es para el hombre la base de toda libertad […] y la garantía de toda independencia”. Lo que se pretende al hablar de capital, es destruir el capital, el cual se “nutre de la explotación del trabajo asalariado, que sólo puede crecer y multiplicarse a condición de engendrar nuevo trabajo asalariado para hacerlo también objeto de explotación”.  Se enlaza con la idea anterior del trabajo: “en la sociedad comunista el trabajo acumulado será por el contrario un simple medio para dilatar, fomentar y enriquecer la vida del obrero”.

Ahora bien, ¿por qué todo esto no cambia en Europa siendo que ha habido gobiernos socialistas y comunistas durante este siglo y medio? La explicación tiene principalmente dos motivos: a) el primero es que nunca ha llegado al poder un partido comunista o socialista de verdad. Han gobernado los que Marx llamaba pertenecientes al “socialismo burgués”, como el actual Partido Socialista Obrero Español (PSOE). “Los burgueses socialistas considerarían ideales las condiciones de vida de la sociedad moderna sin las luchas y los peligros que encierran. […] consideran que su ideal es la sociedad existente, depurada de los elementos que la corroen y revolucionan: la burguesía sin el proletariado”. En esta última idea es donde entra el segundo motivo: b) esa sociedad anhelada por los burgueses socialistas es la que ha predominado en Europa (en mayor o medida) durante la segunda mitad del siglo XX. Europa se convirtió en el colchón entre el capitalismo extremo de EE.UU. y el modelo más o menos comunista de la Unión Soviética. Los servicios sociales pagados por el proletariado europeo permitieron una mejor forma de vida en Europa, lo que también frenó los movimientos comunistas y socialistas de base que sí pretenden conseguir esa sociedad que vele por el interés común y la libertad. Pero parece que esto último está cambiando, pretenden quitarnos el derecho a pagar nuestros servicios públicos. Igual se les va de las manos…

 

¡Escapemos de los mercados! Latinoamérica lo hizo. 13 diciembre 2012

Solemos pensar, influenciados por los grandes medios de comunicación, que la crisis actual es un problema reciente. A lo largo de la historia se han producido numerosas situaciones que han tenido los mismos objetivos que persigue esta crisis, tanto dentro como fuera de España. Nos centraremos en las que han tenido lugar en Latinoamérica porque están perfectamente documentadas y la mayoría son muy recientes. Acercándonos a esa Latinoamérica conoceremos mejor nuestra situación. Comenzamos por un ejemplo algo lejano pero muy ilustrativo: en el siglo XIX Paraguay se encontraba a la vanguardia de América Latina y padeció una terrible guerra que le impidió seguir con sus políticas proteccionistas y de servicios públicos (Galeano, 1971). Hoy se sabe que esta guerra estaba promovida por el Reino Unido, cuyas empresas tenían grandes intereses en la zona.

La forma de presentación del colonialismo ha cambiado a lo largo de los años, no obstante, sus consecuencias y objetivos son idénticos. Se pretende conseguir que la riqueza siga distribuida de forma desigual, cada vez los ricos son más ricos y los pobres más pobres. ¿Por qué? Porque es la única premisa que asegura en todos los casos que aquel que tiene mucho lo siga teniendo siempre. Ahora, quizás, veamos más claramente la similitud entre el Paraguay del XIX y la España del XXI. Los colonizadores eran antes países (primero el Reino Unido, después Estados Unidos, entre otros) que actuaban gracias a embajadores manipuladores y el ejército, sin embargo ahora son los grandes grupos financieros y de inversión los que condicionan a los gobiernos a través de la economía.

Las políticas que hoy en día se implementan en España son fiel calco de las que Latinoamérica sufría hace unos lustros (Venezuela en 1989, Perú en 1992, Argentina en 2001, etc.). Todo se reduce a la invención de una excusa para implementar las políticas neoliberales. En España esa excusa fue la deuda de los bancos, empresas privadas que contrajeron miles de millones de euros de deuda durante el desarrollo de su actividad privada y que el Gobierno de España decidió convertir en deuda pública mediante sucesivos rescates a la banca. Una deuda pública que, a pesar de todo, hoy en día sólo supone el 25% de toda la deuda de España. No obstante, la cifra global que debe cada español asciende a la escandalosa cifra de 61.000 € (datos de: INE, 2011 y Banco de España, 2012). Evidentemente, esta ingente cantidad de dinero que recibieron, en su mayor parte, las empresas y administraciones españolas no es un regalo. Tiene una serie de condiciones. Una serie de condiciones duras para la población. Duras y neoliberales. Igual que en Latinoamérica, pero también, igual que en Grecia y Portugal.

La supuesta crisis persigue destruir los derechos ciudadanos. Imagen sacada de: http://fahrenheit2012.wordpress.com

La supuesta crisis persigue destruir los derechos ciudadanos. Imagen sacada de: http://fahrenheit2012.wordpress.com

Las medidas neoliberales pretenden perpetuar la ya citada premisa de que el rico es cada vez más rico y el pobre cada vez más pobre, eliminando aquellos parches (sanidad pública, educación pública, etc.) que las minimizaban. Probablemente en España no somos conscientes de la magnitud del problema al que nos enfrentamos por el simple hecho de padecerlo después de Latinoamérica, histórico campo de experimentación. Como veremos a continuación, el intento de aplicar estas medidas en algunos países fue un auténtico fiasco para los intereses neoliberales, porque el pueblo se reveló y gritó “basta” (Haití, Argentina, Ecuador…). Los neoliberales aprenden rápido y no sería lógico que volvieran a apretar la tuerca tan apresuradamente como en esos países. No pueden permitirse un Chávez o un Correa en Europa, ya se vio el miedo inculcado a los griegos ante la previsible victoria de Syriza. La privatización de la sanidad o la educación no será drástica. Las subidas de precios de los productos básicos será paulatina, al igual que lo será la disminución de los salarios. Por tanto es fundamental la formación para conocer cuál es el objetivo final de estas políticas y adónde nos llevan a medio y largo plazo si no ponemos remedio. La sociedad, generalmente, sólo se revela cuando los recortes son tremendamente graves y le impiden realizar sus actividades más primarias, pero le cuesta más si esos recortes se hacen paulatinamente. Aunque termine en el mismo nivel, no percibe el cambio porque nuestra memoria en este sentido es muy frágil. La losa que se nos viene encima es imponente, tal y como lo es nuestro enemigo, pero somos la inmensa mayoría y como han demostrado numerosos países de Latinoamérica es posible destruir ese modelo egoísta, excluyente y desigual que nos pretenden imponer.

El proceso no es sencillo, el pueblo venezolano, por citar un ejemplo, reaccionó ante esas medidas que le oprimían. Pero es un proceso largo y doloroso (véase el artículo sobre Venezuela), con muchos años de ostracismo, muchos muertos y mucho trabajo en la sombra. La violencia es la herramienta del capitalismo cuando el pueblo está formado y ya no le sirven los grandes medios de comunicación, ahí se quita la máscara y se muestra sin tapujos. Venezuela lo sufrió en su tristemente célebre Caracazo de 1989.

Pero no podemos ser pesimistas. Nunca se debe ser pesimista ante una situación cuando su solución está en nuestras manos. Las medidas neoliberales afectan a todo el pueblo y está en nosotros la posibilidad de revertir el proceso. La posibilidad de invertir el 43,2% del presupuesto del país en servicios sociales como ha destinado Venezuela en 2012 y multiplicar, en doce años, los docentes por cinco (de 65.000 a 350.000), (Ramonet, 2012). La posibilidad de reducir la deuda externa en un 90% como hizo Rafael Correa en Ecuador con unas magistrales maniobras financieras, o en un 75% como consiguió Argentina plantando cara al FMI. Se suele cumplir el famoso pretexto de: “si te debo 100 euros tengo yo un problema, pero si te debo 10.000 millones de euros el problema lo tienes tú”. O conseguir, como en Cuba, el país más equilibrado del planeta entre desarrollo y sostenibilidad (datos de New Scientist; Brahic, 2008). Algunas de estas medidas que hoy en día son palpables en América Latina tienen su origen en la cooperación de los pueblos, especialmente por medio del ALBA. Organismo integrador en el que prevalecen la lógica social, la solidaridad y la cooperación entre sus integrantes; un modelo totalmente opuesto al de la actual Unión Europea.

En definitiva, es posible lograr una mejor realidad en la que prevalezcan las personas por encima del dinero y avanzando a la vez en el desarrollo del país, Latinoamérica lo demuestra. Es un proceso difícil porque la maquinaría del sistema se encarga de construir barreras que no dejan ver el bosque. Es necesario trabajar duro y a largo plazo porque los resultados tardan en llegar y el enemigo es muy poderoso, tanto que la mayoría aun ni siquiera lo vislumbra. Pero, ¿qué hay más bonito que luchar por un mundo mejor sabiendo que se puede lograr?

Bibliografía:

Banco de España. 2012. Financiación de los sectores no financieros. Residentes en España. http://www.bde.es/webbde/es/estadis/infoest/e0805.pdf

Brahic, Catherine. 2008. ‘Humanity at risk’ from ecological debt. New Scientist, issue 2628. http://www.newscientist.com/article/mg19626284.300

Fuente Primaria Blog. 2012. La deuda privada baja 340 euros por habitante el mismo trimestre que la pública sube 600. http://fuenteprimaria.blogspot.com.es/2012/03/la-deuda-privada-se-ha-reducido-340.html

Galeano, Eduardo. 1971. Las venas abiertas de América Latina. Editorial: Catálogos. Montevideo (Uruguay).

Instituto Nacional de Estadística (INE). Dato del padrón a 1 enero de 2011. http://www.ine.es/jaxi/menu.do?type=pcaxis&path=%2Ft20%2Fe260%2Fa2011%2F&file=pcaxis&N=&L=0

Quispe Sihuas, Hiram. 2001. Balance del Neoliberalismo en el Perú. http://www.monografias.com/trabajos11/badelneo/badelneo.shtml#altern

Ramonet, Ignacio. 2012. ¿Por qué Chávez? http://blogs.publico.es/dominiopublico/5912/por-que-chavez/

 

El capitalismo gráficamente. 16 septiembre 2012

Filed under: Sociedad — Aznar @ 11:00
Tags: , , , , ,

Se dice que una imagen vale más que mil palabras y en casos como este es completamente cierto:

Explicación del capitalismo.

Explica en ocho viñetas cómo unos pocos hacen pagar a la mayoría para satisfacer unas necesidades creadas.

 

Funcionamiento del sistema. 24 agosto 2012

Este sistema nos persuade a gastar el dinero que no tenemos en cosas que no necesitamos para impresionar fugazmente a personas a quienes apenas les importamos“.

Tarjeta de presentación de El Ventano y ante la que me quito el sombrero.

 

¿Medallero olímpico o económico? 10 agosto 2012

Los Juegos Olímpicos suponen un espectáculo sin igual en el Planeta. Es asombroso ver volar a Usain Bolt en el hectómetro o presenciar partidos de deportes pseudodesconocidos. En las competiciones suele primar la deportividad y el compañerismo como demuestran las felicitaciones y abrazos al finalizar la competición. Ahora bien, ¿de verdad se compite en igualdad? La respuesta parece evidentemente negativa. No obstante, las evidencias hay que demostrarlas y eso pretendo hacer de forma sucinta a continuación.

¿Por qué Suecia con su escasa y homogénea población es séptima en el medallero histórico de los JJ.OO. de verano? ¿Por qué la Unión Soviética es segunda habiendo participado sólo en un tercio de las ediciones? ¿Por qué Uruguay ocupa el puesto 75º y Paraguay con población y situación geográfica similar ocupa el puesto 122º? Evidentemente, el factor decisivo es el dinero. El dinero que el país invierte en sus deportistas se convierte en un factor decisivo para la obtención de medallas. Sirva como ejemplo España:

España, hasta Londres 2012, había conseguido 113 medallas en los JJ.OO. de verano, lo que supone el 0,82% del total de medallas repartidas. Téngase en cuenta que el 77,8% de esas medallas han sido conseguidas desde la edición de Barcelona en 1992. Ese incremento de medallas se debe al aumento de fondos destinados a los atletas para la edición de Barcelona, debido a la creación del exitoso Plan ADO.  En las Olimpiadas de Invierno España solamente ha conseguido dos medallas, lo que supone el 0,08% del total. Puede pensarse que la única diferencia en esta comparativa entre invierno y verano (diez veces superior en los juegos de verano) se debe a la temperatura de la que goza España, con un clima templado que no favorece ciertos deportes de invierno. Sin duda eso influye, pero ahora veremos que es un factor menor en comparación con el económico.

Seguimos con España, ahora en los Juegos Paralímpicos (JJ.PP.). Por todos es sabido que la ONCE realiza una gran labor de apoyo a los discapacitados y que además participa activamente en su dedicación deportiva; además desde 2004 se cuenta con el Plan ADOP, con idéntico objetivo que el ADO. Pues como es de esperar según la hipótesis defendida, a más dinero más medallas. Así, España ha conseguido en los JJ.PP. de verano 519 medallas, lo que supone el 3,30% del total. Más del cuádruple de las conseguidas en los JJ.OO. En los JJ.PP. de invierno el equipo español ha conseguido 39 medallas, lo que suponen el 1,53% del total. Como se aprecia en esta comparativa, España consigue cuatro veces más medallas en los Paralímpicos que en los Olímpicos, gracias a una mayor financiación proporcional (es decir, hay países que “olvidan” la financiación paralímpica, algo que España prima). En los de invierno España multiplica por 19 su peso en el medallero paralímpico comparado con el olímpico.

Estos datos demuestran el peso de la financiación en los Juegos. Así se puede entender por qué la norteña pero rica Suecia es la séptima en el medallero. O por qué la URSS con sus escasas participaciones pero con su elevado poder económico en el pasado consigue mantenerse la segunda. Y por qué la gran diferencia en el medallero entre Uruguay y su venica pobre, Paraguay. Por suerte, además de este importantísimo factor económico existen otros muchos, aunque menores. Frente a alguno de ellos ni siquiera el dinero puede hacer nada. No quiero quitar mérito a los deportistas de países desarrollados que ganan medallas o que participan en los Juegos porque tienen un esfuerzo y un sacrificio a sus espaldas enorme. Solo quiero hacer ver la importancia del dinero en toda la sociedad y su clara influencia en el medallero. Es fundamental tener dedicación exclusiva para batir las marcas vigentes puesto que el margen de mejora cada vez es menor, lo único que según en qué parte del mundo se nazca hay más posibilidad de batir esas marcas.

 

La deuda de EE.UU. de manera gráfica. 5 mayo 2012

Interesante exposición sobre la deuda de Estados Unidos y preocupante (y también sorprendente) conclusión final:

Sacado de esta página web: www.mundodesconocido.com . Siempre con noticias muy interesantes que no aparecen en los medios normales, la visita a esa página es obligatoria de vez en cuando.

 

Las fusiones entre Cajas y Bancos. 29 abril 2011

Filed under: Actualidad — Aznar @ 8:04
Tags: , , , , ,

Todos conocemos las fusiones de Cajas para crear bancos. Las Cajas, como Ibercaja, que crean un banco para alguno de sus negocios. Y muchos de ellos (tanto bancos como cajas) recibiendo dinero público a mansalva, en fin aquí están las consecuencias:

No sé quien es el autor, me ha llegado por correo electrónico.