Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

La RAE cambia la definición de nacionalismo y de democracia. 2 enero 2013

La RAE se está acostumbrando a cambiar las definiciones de una edición a otra, no obstante nunca cambia el significado de catolicismo, conservadurismo, etc. Evidentemente, tampoco cambia la definición de palabras como pañal o coser. Pero es muy proclive a cambiar palabras fundamentales en un estado de derecho como es “democracia” (explicado en otra entrada) o a cambiar el significado de palabras que se intentan sacralizar constantemente en el Estado español, como “nacionalismo”. 

La vigésimosegunda edición del Diccionario de la Real Academia recogía las siguientes acepciones para nacionalismo:

1.- Apego de los naturales de una nación a ella y a cuanto le pertenece.

2.- Ideología que atribuye entidad propia y diferenciada a un territorio y a sus ciudadanos, y en la que se fundan aspiraciones políticas muy diversas.

3.- Aspiración o tendencia de un pueblo o raza a tener una cierta independencia en sus órganos rectores.

Cualquiera de las tres definiciones definen lo que se entiende por nacionalismo y en ninguna de ellas se hacen valoraciones subjetivas. Ahora bien, avance de la vigesimotercera edición del Diccionario para nacionalismo:

1.- Sentimiento fervoroso de pertenencia a una nación y de identificación con su realidad y con su historia.

2.- Ideología de un pueblo que, afirmando su naturaleza de nación, aspira a constituirse como Estado.

Para empezar, parece que se les ha perdido una acepción a los señores de la RAE. Pero leyendo detenidamente no sólo se les ha perdido una acepción, directamente han perdido las tres que se le otorgaban antes al vocablo “nacionalismo”, porque las dos de la 23ª edición no tienen nada que ver con las tres anteriores. Además, introduce el concepto de “fervoroso” para explicar el sentimiento de pertenencia. Ellos mismos definen “fervoroso” como “fervor activo y eficaz” y por “fervor” entienden “entusiasmo o ardor con que se hace algo”, es decir simplemente están diciendo lo siguiente en la primera acepción: 1.- Sentimiento de entusiasmo activo y eficaz de pertenencia a una nación y de identificación con su realidad y con su historia. Ahora bien, esta definición no era del agrado de sus señorías y han decidido incluir la palabra “fervoroso”, que para todo aquel que tiene acceso a los medios de comunicación de masas durante más de un minuto al día tiene una connotación bastante negativa, pruébese a poner “fervoroso” en google-imágenes y la primera imagen que aparece es bastante representativa del resto (ver foto).

Primera imagen obtenida al buscar "fervoroso" en google-imágenes.

Primera imagen obtenida al buscar “fervoroso” en google-imágenes.

Cuando leí hace ya unos años la novela 1984 de George Orwell pensé que su crítica llegaba demasiado lejos y que había algunas fronteras muy difíciles de pasar. Especialmente me parecía muy improbable lo que hablaba con respecto a las palabras, pero parece que cada día estamos más cerca. Y, sobretodo, si estos cambios se deben a cambios de pareceres en las personas de hoy en día me pregunto dos cosas: ¿por qué no cambian las de conservadurismo o catolicismo? Al fin y al cabo muchas personas pensamos de una manera muy diferente a la que aparece explicada en la definición de la RAE, nos gustaría tener la libertad de expresión que se ha empleado para cambiar la de nacionalismo y la de democracia de una edición a otra. Y otra pregunta aún más grave: ¿la Real Academia debe cambiar el significado de las palabras según vaya cambiando en la calle o, por el contrario, debe velar porque el significado de la palabra no se desvirtúe? Y si,  en el mundo de hoy en día con el desmesurado poder de los medios de comunicación, a unos señores de un importante medio de comunicación les diere por emplear la palabra “mama” como sinónimo de “mierda” y eso calare en la sociedad, ¿entonces tendríamos que aceptar el cambio en el Diccionario de sus acepciones? Pues aunque suene a chiste es lo que ha pasado con “democracia” y con “nacionalismo”. A mí no me parece ningún chiste. ¿O es que a alguien le parece que las definiciones de la 22ª edición estaban mal hechas?

En fin, voy a aceptar el significado que se le da actualmente a la palabra nacionalista y diré que no me gusta en absoluto ser nacionalista. Pero me quedo con la frase de Joan Fuster, que cada día parece estar más vigente, desafortunadamente: “Tenemos unas terribles ganas de dejar de ser nacionalistas, pero no nos dejan”.

 

Sobre engaños. 8 noviembre 2012

Es más fácil engañar a la gente que convencerles de que han sido engañados“, Mark Twain.

Rosa María Artal profundiza en esa idea, comparándola con la actual situación de nuestra sociedad en este artículo: ¿Quiénes son los responsables?

Ella misma cita lo siguiente de José Luis Sampedro:

“¿Democracia? Es verdad que el pueblo vota y eso sirve para etiquetar el sistema, falsamente, como democrático, pero la mayoría acude a las urnas o se abstiene sin la previa información objetiva y la consiguiente reflexión crítica, propia de todo verdadero ciudadano movido por el interés común. Esos votos condicionados por la presión mediática y las campañas electorales, sirven al poder dominante para dar la impresión de que se somete al veredicto de la voluntad popular expresada libremente en las urnas. En ocasiones, como se ha visto, sirven incluso para avalar la corrupción. Se confunde a la gente ofreciéndole libertad de expresión al tiempo que se le escamotea la libertad de pensamiento”.

 

¿Tenemos libertad de expresión? 19 septiembre 2012

¿Existe la libertad de expresión en la Unión Europea? Seguro que la inmensa mayoría de los lectores ha respondido que sí. Técnicamente se puede reconocer que tienen razón, al fin y al cabo nadie es detenido o fusilado en Europa por decir lo que piensa. No obstante, estamos en gran medida simplificando la cuestión. También se reconoce que se vive en una democracia, “poder del pueblo”. Si introducimos este último concepto (“poder”) a la pregunta anterior quizás nos sorprendan los resultados.

Es evidente que el citado “poder” varía sustancialmente si tu discurso es escuchado por unos pocos interlocutores o, por el contrario, llega a millones de telespectadores sentados frente al televisor. Sólo los dueños de grandes medios de comunicación pueden enviar su mensaje a millones de personas; son los bautizados por Luismi Uharte (2008) como latifundistas mediáticos. Acaparan todo el poder.

Carlos Fernández Liria (2002) decía que la única manera de democratizar los medios de comunicación, y por tanto la comunicación, es haciéndolos públicos. La comunicación es fundamental para la democracia, y al igual que otros derechos básicos como el agua, la sanidad, la educación, etc. son públicos, la comunicación también debe serlo para un correcto desarrollo de la democracia. Por supuesto, esto no ha de llevar a entender la comunicación como mera propaganda de un estado todopoderoso, al estilo de Stalin.

El modelo comunicacional debería asemejarse al actual sistema universitario público en donde la libertad de cátedra existe. Las universidades privadas, al igual que sucede con los medios de comunicación privados, pueden despedir al profesor por no seguir los principios de la corporación. Es decir, una posible solución es que todos medios de comunicación sean públicos y en los que cada persona tenga total libertad para comunicar; esto es, una libertad de comunicación, similar a la de cátedra. Por supuesto, tendrían cabida en estos medios todas las personas, también Berlusconi, Polanco y compañía, pero, obviamente, con el mismo poder de difusión que el resto. Entonces, quizás no les interesaría dedicarse a la comunicación…

Citas bibliográficas:
Fernández Liria, Carlos. 2002. Periodismo y crimen. El caso Venezuela 11-04-2002. Editorial: Hiru. Hondarribia (Guipúzcoa).
Uharte Pozas, Luismi. 2008. El Sur en revolución. Una mirada a la Venezuela Bolivariana. Editorial: Txalaparta. Tafalla (Navarra).

 

Latinoamérica Crítica, ciclo de Conferencias en Huesca. 23 julio 2012

El ciclo de conferencias se presenta con el texto que reproduzco a continuación. Para conocer mejor cada charla, dirigirse al cartel que aparece en la parte inferior. Y más información en la página del Círculo Solidario José Martí de Huesca. A modo de resumen, miércoles, jueves y viernes a las 19:00 en el salón de actos de la Diputación Provincial de Huesca.

“LATINOAMÉRICA ESCAPÓ DE LOS MERCADOS, ¡APRENDAMOS CÓMO!

La evolución de las sociedades latinoamericanas ha sido objeto de estudio en el Círculo Solidario José Martí de Huesca desde su creación el pasado invierno.

Uno de los males endémicos de América era que el dinero sólo se hallaba en la clase alta (consecuencia de la conquista y la lenta abolición de la esclavitud), la cual lo gastaba en palacios, joyas, etc. en lugar de reinvertirlo en crear más riqueza. Eso condujo al continente a una brutal dependencia del exterior y a la pobreza de la población. La situación española hoy en día conduce a ese punto, no hay tejido productivo ni industrial; la mayoría del dinero se dilapidó en la especulación hipotecaria.

Actualmente se está implementando en España una política que es fiel calco de las que Latinoamérica sufrió hace unas décadas. Esas políticas de servidumbre al FMI y al BM -desmantelar servicios sociales, subida de los precios, privatizaciones, etc.- destrozaron los países en donde se aplicaron (Argentina en 2001, Venezuela en 1989, etc.).

El punto de vista esperanzador es que el pueblo no pudo ser contenido por más tiempo por el poder mediático y, empujado por el hambre y la desazón, se unió para impulsar una serie de modelos sociales en los que pretende primarse la justicia, la dignidad, la solidaridad, la participación y, en definitiva, la soberanía popular.

La primera fase de trabajo del Círculo culmina con este ciclo de charlas y con la revista digital que saldrá publicada a final de verano. En la revista se encontrarán monográficos de varios países representativos del continente y una serie de artículos en los que se ponen de manifiesto aquellos puntos más interesantes. Consulte ya alguno de esos artículos: http://revolucionando.org/josemartihuesca/”

Con ganas se esperan la revista y las conferencias.

 

La RAE cambia la definición de democracia. 15 marzo 2012

Filed under: Curiosidades,Sociedad — Aznar @ 16:06
Tags: , , , , ,

Probablemente el cambio introducido por la Real Academia Española es porque está en la calle. Solo ponen de manifiesto cómo ha cambiado la percepción de esa palabra. Haced click en la imagen que es donde aparece la información resumida para verla bien.

Aquí se puede comprobar lo que aparece en la imagen: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=democracia

Y en este enlace la 23ª edición también citada, a la cual se accede desde la anterior haciendo click en donde pone “artículo enmendado”: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=democracia

Es evidente que todo tiene que cambiar, el problema no es que se cambia la definición es que se cambia a una en la que se pone de manifiesto que el pueblo no tiene tanto poder.

 

Democracia y capitalismo. 20 junio 2011

El capitalismo es una democracia en la que se vota cada vez que se consume.” Javier Martínez Aznar.

En el fondo no lo utilizamos porque estamos inmersos en la cultura de lo sencillo, y muchas veces también en la de lo simple y no nos planteamos nada.

Pero si todos tomáramos conciencia de lo que podemos conseguir con la simple decisión de dónde comprar y qué comprar podrían cambiar muchas cosas. Como el sinsentido que es traer pollos ya troceados y listos para el consumo desde Brasil, cruzando más de 7000km. ¿Es eso sostenible de alguna forma? O el comprar en ciertos supermercados que ahogan a los productores.

Podríamos hacer muchas cosas, pero nos conformamos con lo sencillo…

 

“¡Esta mierda no es democracia!” 18 mayo 2011

Filed under: Actualidad,Sociedad — Aznar @ 22:42
Tags: , , , , , ,

No queda mas que hacerse eco de lo que está pasando estos días por estos lares y prepararse para acampar en las próximas noches.

Por una sociedad más justa y que sea capaz de conciliar la vida con el trabajo con dignidad: