Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

22M: Sobre bestialidad y dignidad. 2 abril 2014

“Me voy caminando a Madrid con las marchas de la dignidad”. Había tomado la decisión, así que la expuse a familiares y amigos. Se pueden imaginar las reacciones que surgieron ante la propuesta: “¿Y para qué?”, “¿Estás loco?”, “¡No sirve para nada!”… Una retahíla de excusas, que todos llevamos dentro, y que nos inculca este sistema en el que priman el individualismo y la rentabilidad. Una de las reacciones me dio el empujón definitivo al exclamar: “¡Es una bestialidad!”. Se despejaron todas mis dudas, caminar 340 kilómetros podía ser una bestialidad, pero no mayor que quedarse en casa viendo la televisión mientras 400 familias son desahuciadas diariamente de sus casas, los pacientes comienzan a repagar sus medicinas, la educación pública languidece, la juventud se queda sin futuro…

El camino fue duro, especialmente al principio, una vez se retiraron los cientos de zaragozanos que nos acompañaron en la primera etapa. El apagón mediático de las grandes empresas de comunicación y, sobre todo, la escasez de población del Aragón rural suponían un hándicap para atravesar algunos pueblos: casas cerradas a cal y canto esperando la llegada del verano para recobrar su efímera vida estival. Sin embargo, había honrosas excepciones todos los días, gracias a las cuales los ánimos subían: los gritos de apoyo del colegio de Alfamén, los dulces artesanales y el apoyo popular de Ateca, la incorporación de tres jóvenes de Cetina dispuestos a construir su futuro, las casas cedidas en Medinaceli, los gaiteros de Sigüenza, los omnipresentes pitidos de coches y camiones… En los lugares de dormida o puchero encontrábamos personas dispuestas a caminar unos kilómetros, a lavar la ropa, a contribuir con la comida o con masajes en las machacadas piernas; en definitiva, a ser partícipes de lo que percibían como un cambio, como una oportunidad de sacudirse un sistema que cada día más personas consideramos injusto.

La organización mejoraba paso a paso, kilómetro a kilómetro, pueblo a pueblo. Las asambleas se hacían más eficientes. Se despertaba un sentimiento de fraternidad que aportaba a los marchistas una sensación de plenitud yque limaba las asperezas surgidas por el cansancio y el dolor. Conforme se acercaba el día veintidós y nos aproximábamos geográficamente a Madrid el calor del pueblo se notaba más. Al paso de la columna explicábamos por qué íbamos a Madrid. La respuesta era unánimemente de apoyo a los cuatro pilares básicos que repetíamos a cuantas personas veíamos: 1) No al pago de la deuda ilegítima. 2) Derecho a vivienda para todas personas. 3) Empleo digno con derechos y renta básica. 4) Servicios públicos para todas las personas. Se aprovechó el paso de la columna para realizar varias acciones que permitieron identificar claramente al enemigo del pueblo. Lo más emotivo fue la presión llevada a cabo en una oficina del Santander de Alcalá de Henares que pretendía dejar a Carmen y a sus tres hijas sin casa.

El sábado veintidós de marzo la columna Nordeste salió de San Fernando de Henares rumbo a Atocha para unirse al resto de columnas. A cada esquina doblada aumentaba el número de integrantes de la columna. El momento más espectacular de los 340 kilómetros de marcha sin duda aconteció en la calle de Alcalá: desde la cabecera, que subía hacia la plaza de Manuel Becerra, se miraba hacia atrás y no se veía el final de la columna que todavía bajaba al otro lado de la M-30. Decenas de miles de personas hartas de este sistema y marchando con decisión hacia el cambio. El pueblo de Madrid nos enseñó lo importante que habían sido todos los kilómetros anteriores, todos los pueblos cruzados, todas las ampollas sufridas, todos los calambres en las piernas y, en definitiva, toda la marcha. Eso no era una manifestación al uso: no había excesiva profusión de banderas ni tampoco de pancartas. Se sentía la rabia aflorar, pero controlada por la esperanza propia del que sabe que algo le desagrada y que dispone de otra opción que experimentar. Es el reflejo de un pueblo que comienza a hartarse y a organizarse.

Con el resto de columnas llegadas desde todos los pueblos del estado y con el mayoritario respaldo del pueblo de Madrid se consiguió reunir a un millón de personas, a pesar del apagón informativo. La concentración, convocada por agrupaciones muy alejadas del sistema y muy distantes de entramados verticales, parecía incomodar al sistema. Una muestra de que el miedo está cambiando de bando es la privación del derecho de reunión a un millón de personas. Alguien envió a los antidisturbios (más exacto sería decir “prodisturbios”) para irrumpir en la manifestación antes de que concluyera y sembrar el caos en las inmediaciones de Colón. Algunos manifestantes no hicieron oídos sordos a la provocación y se enfrentaron a la ilegítima acción policial. Las empresas de comunicación han utilizado esas imágenes sesgadas para machacar con titulares sobre violencia cuyo único propósito es alejar al espectador del mensaje de fondo: el hartazgo que produce vivir en un país con seis millones de parados, con cien mil emigrados anuales, con dos millones de niños malnutridos, con más de tres millones de viviendas vacías y cuatrocientos desahucios diarios, que dedica casi un 20% del presupuesto al pago de intereses de la deuda ilegítima…

Se dieron millones de pasos para llegar a Madrid, pero el mismo sábado veintidós se dio un paso importantísimo, un paso valiente, colosal, decidido y multitudinario para construir una nueva sociedad más justa y digna que comienza a reclamarse por todos los rincones del Estado: desde Jaca a Algeciras y desde Figueres a Vigo, por estudiantes y autónomos, por jóvenes y ancianos, por profesores y sanitarios, por jornaleros y becarios… en definitiva, de los pueblos de España. Para que el siguiente paso sea comparable al del sábado en Madrid y nos acerque más al objetivo es necesario un trabajo diario que comienza ya.

 

Publicado por mí en Arainfo hace una semana: “22M: Sobre bestialidad y dignidad“.

Anuncios
 

Vídeo-reportaje de la Columna Nordeste por la Dignidad. 25 marzo 2014

Vídeo-reportaje realizado por la periodista aragonesa Raquel Salillas a la Columna Nordeste que agrupaba las de Aragón, Cataluña, Navarra e Internacional. El vídeo fue realizado en Guadalajara con motivo del paso de la Columna por la citada localidad, no tiene desperdicio:

 

Los Mossos, infiltrados, atacan en Barcelona. 16 junio 2011

Oyendo las radios convencionales o viendo los periódicos habituales (la televisión es algo que ya dejé hace tiempo solamente para ver al Zaragoza, todos tenemos vicios…) parece que lo vivido en Barcelona ayer fue una batalla campal provocada por los manifestantes indignados. Esos a los que apaleaban los Mossos cuando querían “limpiar” Plaça Catalunya y seguían ahí dejándose atizar más. Esos mismos ahora parece que la montaron buena sin más razón.

Pero he visto un vídeo en youtube que me ha permitido entender lo que hasta que lo he visto pensaba que era imposible sin un catalizador. El vídeo, que pongo otro enlace porque el que me han pasado esta mañana en catalán ya no se permite visualizar (alegando que es “privado”) muestra como un grupo de supuestos manifestantes ataviados con micrófono, walkis y pinganillos se han puesto a armar bulla cuando todo transcurría como siempre hasta ahora: protesta sin violencia para mostrar la indignación.

El caso es que como se ve en el vídeo estos señores han montado la algarabía y la policía ha cargado, supongo que sus supuestos compañeros de armas no les habrán cascado a ellos. Pero otros se habrán comido alguna por la gracia de estos caballeros. Los manifestantes del movimiento 15M los han identificado y ellos mismos se han aislado y agrupado. Conforme en la multitud aumentaba el desacuerdo con respecto a su actuación y se les comenzaba a pedir explicaciones han mantenido conversaciones por teléfono y pinganillo y al rato ha venido un contingente de unos 10 o 12 mossos con la mano suelta para sacar de allí a estos manifestantes tan malos. Pues se han llevado a sus compañeros y luego ya el vídeo no muestra más, pero me imagino que eso habrá caldeado bastante los ánimos porque que se nos rían todos los días con los contratos de prácticas, el mercado inmobiliario, los rescates a bancos, las condiciones laborales, etc. pues aun puede pasar; pero que se te rían ya en la cara es para plantearse nuevas acciones. Y por mi PRISA, VOCENTO, TVE, TV3, Telefónica, EL MUNDO o el Papa pueden decir lo que quieran pero que al menos cuando se rían la siguiente vez les cueste un poquico más… y la siguiente igual se lo piensan algo más.

 

Oregón Televisión. 14 enero 2010

Es increíble la capacidad que se tiene en este programa de Aragón Televisión para hacer una crítica actual desde el humor. Se puede criticar con argumentos excelentes e hilarantes a la déspota y amiga de lo ajeno alcaldesa de La Muela, a los señores catalanes que intentan escobar para casa más que de costumbre a costa de Aragón, a las salvajadas municipales inspiradas por uno de los peores ministros de la Democracia española y que ahora se dedica a que todos los zaragozanos de hoy y durante las tres centurias venideras tengan que estar pagando sus caprichos infantiles y un largo etcétera en el que no se pueden olvidar sus “Cursos de oregonés para foranos”.

En fin, una crítica necesaria en un país como este en el que la mayoría de las protestas se hacen en el bar y no pasan de ahí. Dejo una muestra de su trabajo, en youtube está todo:


 

Los osados Almogávares. 30 noviembre 2009

Filed under: General — Aznar @ 20:08
Tags: , , , , , ,

Tropas ligeras de la Corona de Aragón que sembraron el terror por todo el Mediterráneo durante la Edad Media. Pero mejor dejo un artículo de Arturo Pérez-Reverte que lo explica a las mil maravillas. Uno de los pocos en esta España que sabe llamar a las cosas por su nombre. El artículo apareció en la revista XLSemanal. Sus historias son dignas de película:

Almogávares en la fiesta de los Amantes de Teruel.

“De ellos no se acuerda casi nadie. Eran políticamente incorrectos.

De ese centenario se ha hablado poco, pues nadie puede hacerse fotos a su costa. Hace setecientos años justos, además de salvar el imperio bizantino del avance turco, los almogávares arrasaron Grecia. Fue un episodio sólo comparable a la conquista de América por bandas de aventureros sin nada que perder salvo el pellejo –que se cotizaba a la baja– y con todo por ganar si salían vivos. Pero en esta España donde los libros escolares no los determina la memoria, sino el pesebre donde trinca tanto sinvergüenza periférico y central, esas historias han sido eliminadas, o manipuladas en beneficio de los golfos que organizan el negocio en plazos de cuatro años: los que van de una urna a otra. El resto importa un carajo. De los almogávares, como de lo demás, no se acuerda casi nadie. Eran políticamente incorrectos.

Madrugando el siglo XIV, el emperador de Bizancio pidió ayuda para frenar el avance de los turcos, y la corona de Aragón envió sus temibles Compañías Catalanas. Lo hizo para quitárselas de encima. Estaban integradas por almogávares: mercenarios endurecidos en las guerras de la Reconquista y en el sur de Italia. Sus oficiales, de mayoría catalana, eran también aragoneses, navarros, valencianos y mallorquines. En cuanto a la tropa, el núcleo principal procedía de las montañas de Aragón y Cataluña; pero las relaciones mencionan apellidos de Granada, Navarra, Asturias y Galicia. Feroces y rápidos, armados con equipo ligero, combatían a pie en orden abierto, con extrema crueldad, y entraban en combate bajo la señera cuatribarrada de Aragón. Sus gritos de guerra eran Aragón, Aragón, y el terrible, legendario, Desperta, ferro.

La historia es larga, tremenda, difícil de resumir. Seis mil quinientos almogávares recién desembarcados en Grecia destrozaron a fuerzas turcas muy superiores, matando en la primera batalla a trece mil enemigos, sin dejar con vida –eran tiempos ajenos al talante, al buen rollito y al diálogo entre civilizaciones– a ningún varón mayor de diez años. En la segunda vuelta, de veinte mil turcos sólo escaparon mil quinientos. Y, tras escaramuzas menores, en una tercera escabechina los almogávares se cepillaron a dieciocho mil más. Eran letales como guadañas. Además, entre batalla y batalla –españoles a fin de cuentas– pasaban el rato apuñalándose entre sí por disputas internas, o despachando a terceros en plan chulito, como los tres mil genoveses a los que por un quítame allá esas pajas acuchillaron en Constantinopla, durante una especie de botellón que terminó como el rosario de la aurora.

A esas alturas, claro, el emperador Andrónico II se preguntaba, con los huevos por corbata, si había hecho bien contratando a semejantes bestias. Así que su hijo Miguel invitó a cenar a Roger de Flor, que era el jefe, y a los postres hizo que mercenarios alanos los degollaran a él y a un centenar largo de oficiales. Fue el 4 de abril de 1305. Después de aquello los griegos creyeron que la tropa almogávar, sin jefes, pediría cuartel. Pero eso era desconocer al personal. Cuando apareció el inmenso ejército bizantino para someterlos, aquellos matarifes oyeron misa y comulgaron. Luego gritaron: Desperta ferro, Aragón, Aragón, y se lanzaron contra el enemigo, pasándose por la piedra a veintiséis mil bizantinos en un abrir y cerrar de ojos. Lo cuenta Ramón Muntaner, que estuvo allí: no se alzaba mano para herir que no diera en carne.

No quedó sólo en eso. Enterados los almogávares de que nueve mil mercenarios alanos –los que aliñaron a Roger de Flor– volvían a su tierra licenciados y con familia, les salieron al paso, hicieron picadillo a ocho mil setecientos y se quedaron con sus mujeres. Después, durante una larga temporada y pese a estar rodeados de enemigos, se pasearon por Grecia saqueando y arrasando, por la patilla, cuanto se les puso por delante. Fue la famosa venganza catalana. Y cuando no quedó nada por robar o quemar, fundaron los ducados de Atenas y Neopatría: estados catalano-aragoneses leales al rey de Aragón, que aguantaron durante tres generaciones hasta que con el tiempo, el sedentarismo y el confort, se fueron amariconando –hijo caballero, nieto pordiosero– y quedaron engullidos, como el resto de Grecia, por la creciente marea turca que había de culminar con la caída de Constantinopla.

Y ésa, colorín colorado, es la historia de los almogávares. Admitan que es una buena historia. Vive Dios.”

Es difícil en la actualidad hacerse la idea del terror que infundían al atacar, pero puede servir de muestra el grupo Lurte (alud en aragonés) para hacernos idea de ciertas costumbres de la época.