Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

Borobia y su condena a muerte por sus magnesitas. 2 junio 2012

El jueves pretendí escribir algo cuando vi la imagen que aparece a continuación sobre los trabajos que han comenzado a ejecutarse en Borobia a pesar de no haberse aprobado aun el estudio de impacto ambiental. Si se profundiza un poco sobre esta mina que se proyecta en Borobia es a pequeña escala lo que sucede en España. Un país de pandereta, entiéndase pandereta como eufemismo de vergüenza. En fin, el jueves no pude escribir nada por la ira que me invadió al pensar que jamás volvería a conocer la cara sur del Moncayo y sus numerosos valles y ríos que ahí nacen tal y como los conocemos hoy en día. ¡Adiós a bañarnos con seguridad en el Pozo de los Chorros entre Berdejo y Bijuesca! ¡Adiós al aire limpio de la Cocuta! ¡Adiós a la seguridad de las carreteras del entorno para los ciclistas! Y tantos adioses más…

Trabajos en la Sierra del Tablado. Lúis Ángel Tejedor (Heraldo de Soria).

El caso es que he encontrado un artículo de José Luís Trasobares en el Periódico de Aragón que sencillamente es espectacular y consigue condensar en solamente una columna el problema de la mina y el sentir general. Lo dejo a continuación como muestra de que aun quedan periodistas brillantes que no están supeditados al interés de los grandes; por algo es el Presidente de la Asociación de Periodistas de Aragón.

Cuentan que los funcionarios de la CHE pasaron por allí, vieron la situación y fuéronse sumergidos en profundas cavilaciones. A su vez, el Gobierno aragonés y las principales fuerzas políticas de la Tierra Noble aseguraron que se opondrían al atentado medioambiental, al igual que los ayuntamientos de localidades (Calatayud, por ejemplo) que pueden verse afectadas; pero su oposición es de lo más discreta, discretísima. Mientras, los propietarios de los terrenos sobre los cuales se abrirá la mina a cielo abierto de Borobia no pudieron impedir que la Guardia Civil amparase la ocupación de sus campos que todavía no están expropiados, y el ayuntamiento de la localidad, controlado por el PP y vendido literalmente a los intereses de la compañía minera, considera perfectamente legal el desarrollo de un proyecto que ni siquiera tiene aprobado el preceptivo informe de impacto medioambiental.

Borobia está en Castilla-León, pero en su término municipal se ubican acuíferos de donde nacen varios rios (el Manubles, el Aranda, el Ribota y el Isuela) que son afluentes del Jalón. Justo allí se pretende hacer una mina a cielo abierto que abrirá una enorme brecha de ocho kilómetros de larga y en la que habrá además hornos para el tratamiento del mineral extraído (magnesita), asegurando así un alto consumo de agua y la emisión de contaminantes. La amenaza es intolerable y debería haber originado en Aragón una respuesta al menos tan contundente como la provocada por el expolio, por parte del Obispado de Lérida, de obras de arte pertenecientes a parroquias aragonesas. No parece ser así; quizas porque, al igual que pasó con el mentado asunto de los retablos y las imágenes, aquí sólo reaccionamos cuando el desastre se ha consumado y requeteconsumado. Entonces amanecemos con velicas a la virgen.

La mina de Borobia iba a instalarse en Navarra. Pero allí, claro, son más finos y dijeron que ni hablar, que eso… para la España profunda. De esta forma acabó el negocio en los montes de Castilla León. Todo lo que ha sucedido desde ese momento es inaudito. La gente del pueblo que se oponía al negocio fue presionada y amenazada. La tensión se hizo insoportable. Los propietarios de las tierras incluidas en los planes de la compañía minera intentaron impedir que invadiesen sus propiedades sin lograrlo. La normativa vigente ha sido alegremente pisoteada. Es como una película del Oeste. Sólo que en este caso no hay un Clint Eastwood que imponga la justicia a tiro limpio, y además si apareciese tendría que disparar contra representantes de uns instituciones que se dicen democráticas.

¿Democráticas? Ni hablar. Borobia es una muestra más de que vivimos en un país extraño, donde el dinero burla las leyes y el Estado es a veces una entelequia. Como en el Far West.

Fuente:
http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/aragon/borobia-un-pueblo-minero-margen-de-ley-_754640.html

También he encontrado en el blog de Agua Manubles motivos para la esperanza, bueno, más que para la esperanza al menos para que no haya una alfombra roja debajo de todos estos intereses particulares y ponerles las cosas más difíciles, que sepan que estamos ahí.

Más información en estos dos buenos blogs del país:

http://elnidodeaguilasdelmoncayo.blogspot.com.es/

http://aguamanubles.blogspot.com.es/

Y en estas entradas de este mismo blog:

La Mina de Borobia.

El futuro de la Sierra del Tablado.

Anuncios
 

Futuro de la Sierra del Tablado. 2 agosto 2011

A pesar de todas las irregularidades que conciernen al caso de la mina de Borobia (Soria) parece ser que poco a poco tira hacia adelante. Ya traté ese tema tiempo atrás: Mina de Borobia. En la siguiente imagen se aprecia el aspecto que cabe esperarse de la Sierra del Tablado, contigua al Parque Natural de Moncayo, cuando se explote la mina.

Futuro de la Sierra del Tablado si se hace la mina de Borobia.

Una explotación minera a cielo abierto de varios kilómetros de largo, la de Borobia se prevé de 8 kilómetros así que aun será mayor que la presentada en la fotografía que se corresponde con una mina venezolana del estado Bolívar. Así nos podemos hacer idea del impacto visual, hacerse idea de cómo bajarán (o dejarán de hacerlo) las aguas, de cómo será el aire, el tráfico… ya es otro menester. Pero muy fácil de apreciar con el documental que se preparó hace unos años gracias a las filmaciones en lugares con minas de magnesitas.

 

Abejas en huelga. 1 agosto 2011

Parece que este año las abejas no quieren trabajar. A pesar de las numerosas flores que abarrotan los campos y montes de Aragón, ahora especialmente en las partes más altas, las abejas no han producido nada de miel este año. Se abren las colmenas y se ven panales de cría, lo cual predispone a pensar que gozan de buena salud, pero lo normal sería que hubieses llenado varios cuadros de miel para estas fechas. Algo que de momento no ocurre. ¿Será una huelga encubierta para mejorar sus condiciones? ¿Están más concienciadas que los europeos para pedir mejoras sociales y laborales?

Hace unos meses nos iniciamos un par de amigos en el mundo de la apicultura con la idea de aprender más sobre estos fantásticos animales que, por cierto, tienen hasta un lenguaje propio para indicar donde se encuentran más flores y de más calidad, advertir peligros, etc. Además de un nivel de organización que quita el hipo. Y, por supuesto, si nuestras abejas estaban a gusto pues sacar también algo de miel. Pero de momento nada de nada, nuestras abejas no tienen nada de miel. El único consuelo, si es que se puede considerar así, es que es una tónica general y sucede lo mismo en todo Aragón (desconozco si el fenómeno se extiende también a otras zonas, aunque imagino que sí). Si sacamos miel ya avisaré y ¡TODO EL MUNDO A COMPRAR MIEL! Que es muy sana y, especialmente, la nuestra que previsiblemente por su ubicación será de una calidad extraordinaria.

Panal de cría a finales de julio, ni rastro de miel.

Las colmenas se encuentran emplazadas entre el Moncayo y la Sierra de la Virgen, justo en el linde entre la Comarca del Aranda, la Comunidad de Calatayud y la provincia de Soria. Un lugar perfecto, alejado de ciudades grandes (la más cercana de más de 10.000 habitantes es Calatayud que está a 45 kilómetros, y roza los 20.000 habitantes con lo que su impacto es nimio). Zaragoza (con sus casi 700.000 habitantes) se encuentra a más de 120 kilómetros, de tal manera que se disfruta de uno de los rincones más vírgenes de Europa Meridional (ver la foto inferior, río Manubles a escasos kilómetros de las colmenas).

Pozas del Manubles entre Berdejo y Bijuesca.

Pozas del Manubles entre Berdejo y Bijuesca.

En definitiva, las abejas presentan un comportamiento extraño que jamás habían padecido. Y es algo muy grave puesto que son fundamentales para polinizar la mayoría de las especies cultivadas y prácticamente todas las silvestres. En fin, esperemos que pronto cambie la situación y al menos obtengan miel suficiente para aguantar el duro invierno del Sistema Ibérico.

 

Lo bueno, si breve, dos veces bueno. 28 marzo 2011

Pues tal y como dijo el ilustre aragonés don Baltasar Gracián: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno“. Y quizás no sea tan famoso el resto de la expresión que plasmó el genial bilbilitano: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno; y aun lo malo, si poco, no tan malo“.

Baltasar Gracián nació en Belmonte de Gracián en la comarca de Calatayud y no hay que ser muy avispado para darse cuenta de que cuando Baltasar nació esa localidad aragonesa no se llamaba así, sino que respondía al nombre de Belmonte del río Perejil.

Cada día le veo más sentido a esta frase. Especialmente me he percatado estos días en los que asisto a demasiadas presentaciones por semana con motivo del master que realizo y hay un momento que por muy interesante que sea el tema se rebaja la atención.