Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

Ascensión al Etna desde el Refugio Sapienza, cara sur. 11 abril 2016

Filed under: Excursiones — Aznar @ 17:51
Tags: , , , , , , ,

Es posible subir hasta la cima del Etna (3.330 msnm), según la normativa vigente es necesario ir acompañado con un guía. Explico como subimos nosotros porque no encontramos prácticamente información en castellano. Además, nuestra estancia estaba en Palermo.

Aterrizamos en el Aeropuerto Falcone y Borselino, el aeropuerto más próximo a Palermo y que rinde homenaje a los dos jueces palermitanos anti-mafia asesinados por la Cosa Nostra en el 92. Nuestra intención era estar por el oeste de la isla. Pero miramos la previsión meteorológica y aparecieron dos días hermosos como dos soles, así que se nos calentó el morro y acabamos cruzando la isla para llegar al Etna y subirlo el 1 de abril de 2016.

Desde Palermo a la base del Etna (lo que se conoce como refugio Sapienza) tardamos unas dos horas y veinte. Lo que más largo se hizo fue salir de Palermo y subir desde la autovía hasta la base (salimos en la salida de Paterno y cruzamos ese mismo pueblo y Belpasso y Nicolosi). Durante el trayecto aprovechamos para ver Catalniseta, capital de provincia y agradable ciudad interior. A la vuelta hicimos noche en Enna, la capital de provincia italiana emplazada a mayor altitud de todo el país (931 msnm) y muy animada.

Decidimos hacer noche en la zona del Refugio Sapienza (1930 msnm) por ello de ir aclimatando y llevar muchos días a nivel del mar. Ahí hay un inmenso parking, dos restaurantes, una oficina de turismo, el propio refugio y un hotel de 3 estrellas (Corsaro). Nos quedamos en el hotel por darnos un homenaje pero es posible hacer noche dentro del coche en el inmenso parking o en algún otro más pequeño que se encuentra subiendo (todos ellos con unas vistas espectaculares sobre la ladera sur del Etna y la llanura y el golfo de Catania). Una habitación doble con desayuno y una hora de spa nos costó 99€ para dos personas. Además, nos facilitaron todo tipo de información sobre la ascensión. Estuvimos muy bien.

IMG_0403

En el parking del Refugio Sapienza.

Por 23€ hay un teleférico (funivía en italiano) que te sube desde los 1930 msnm del Ref. Sapienza hasta casi los 2500 msnm. A esa altura se coge un autobús todoterreno que sube por un pedregal (cubierto de nieve en bastantes puntos) hasta los 2.900 msnm. Teleférico y “autobús” cuestan 63€. Hasta aquí te encuentras multitud de personas con zapatillas, zapatos y cualquier artilugio no recomendable para subir por nieve a más de 3000 metros. No obstante, no es problema porque la mayoría de personas suben hasta este punto y se dan una vuelta por el Cratere de la erupción de 2002-2003 (2.900 msnm) y quizás también alguno de los que hay contiguos a este. Por estos pueden ver como sale algo de vapor de agua y para gente con no mucha condición física pues está bien. Pero vamos, a mí me parece una estafa gastarme 63€ en dar una vuelta como si la diera por un centro comercial con cientos de personas a mi lado (por cierto, los días con más visitantes son lunes, martes y miércoles: cosas de los paquetes turísticos).

IMG_0407

Subiendo, poca gente pasa de los 3000 metros.

Es decir, hasta los 2920 msnm que empieza lo bueno está:

  • Funicular: 23 € (hasta 2500msnm).        
  • Bus o caminata: hasta 2920 msnm. Precio conjunto bus y funicular: 63€.
  • Caminata desde el refugio hasta los 2920 msnm. Yo no lo haría porque es bastante feo: el tramo del teleférico sube por debajo del mismo y luego subes al lado de los buses por la pista. Además, no puedes contratar al guía a los 2920 msnm.

El Etna en principio es necesario subirlo con un guía (así lo establece la normativa), ahora bien si tú te la juegas y quieres ir por tu cuenta pues allá cada cual. El servicio del funicular (subida y bajada), la subida en bus y el guía con subida hasta la cima y bajada hasta el funicular cuesta 76,5 € (la parte que se sube en bus se baja por otro lugar muy agradable, contratamos con Pietro: pietro.larosa@tiscali.it). El guía es recomendable porque se está andando sobre terrenos provenientes de las coladas de lava y de las deposiciones de cenizas y a veces el suelo se hunde, en las partes bajas el susto no es grave, pero cerca del cráter las grietas son considerables, en nuestro grupo una alemana se dio un buen susto. La lava del Etna es muy densa, por lo tanto su velocidad de caída es extremadamente lenta: eso no lo hace un volcán peligroso. No obstante, de las tres cimas que ahora mismo tiene el Etna, no subimos a una que expulsaba cenizas por precaución.

IMG_0414

Por encima de las nubes y la nieve.

Pocas personas suben hasta la cima del Etna, nuestro grupo lo componíamos seis personas incluído Pietro. Únicamente dos grupos más subieron ese día, eso sí, eran algo más numerosos: unos 15 por grupo. La mayoría de turistas se queda en la zona de los 2900 metros y en cuanto caminas 10 minutos estás más solo que la una y sientes tener Sicilia y las nubes a tus pies. Es curioso, porque en castellano acostumbramos a decir “el Etna”, masculinizado porque es un volcán; sin embargo en italiano tiene nombre femenino porque se considera que es criatura y creadora. Al tener la lava tan densa permite no ser muy destructivo y generar fertilidad, de ahí el sentido femenino del nombre. No obstante, otros volcanes del sur de Italia como el Strómboli o el Vesubio reciben nombres masculinos porque son mucho más explosivos.

IMG_0436

En el cráter.

Es espectacular estar a esa altitud y poder contemplar casi toda Sicilia a nuestros pies, divisar Calabria y las islas Eolias, además de por supuesto toda una sucesión de pequeños cráteres. Se contemplan muy bien aquellas zonas emplazadas en accidentes geográficos fáciles de reconocer: por ejemplo Enna y Calascibetta que están encima de dos pequeñas mesetas, una frente a la otra (a más de 50km de distancia del volcán). Uno de los grandes atractivos de la ascensión al Etna es descender por el canchal de piedra: permite esquiar en piedra (personalmente uno de los descensos más largos que he hecho). Además, desde los 2900 metros hacia abajo decidimos ir por otro cráter secundario (el de la eurpción de 2002-2003) y después tuvimos el buen regalo de otro descenso con derrape.

IMG_0478

Bajada: esquí sobre tierra.

Por último, una curiosidad: la última erupción (4 de diciembre de 2015) cubrió de cenizas y piedras parte de la cara sur y depositó sobre la nieve la capa de minerales. De esta forma, ahora se ve salir vapor de agua del suelo, que es la nieve que queda debajo de la piedra y se pierde en forma de vapor. A las 16.00 es el último viaje de bajada del teleférico, nosotros a las 15.30 ya estábamos bajando habiendo empezado sobre las 09.30.

IMG_0482

La nieve queda debajo de las cenizas que la cubrieron tras la explosión de diciembre.

Anuncios
 

Ciria – Borobia por el cañón del Manubles. 29 marzo 2013

Filed under: Excursiones — Aznar @ 23:47
Tags: , , , , , , , , ,

09 de marzo de 2013.  Día nuboso y gris pero con buena temperatura.

La excursión comienza en Ciria y decidimos remontar el río Manubles hasta Borobia para una vez en la llanura de esa localidad soriana bajar por el barrando del río Pequeño hasta Ciria de nuevo.

El Manubles baja crecido.

El Manubles baja crecido.

La única alternativa para remontar el barranco es tomar la orilla derecha del río Manubles, es decir, la izquierda según se sube. Porque el río va bastante crecido y por la otra orilla los acantilados cortan la marcha.

El encajonamiento puntual del río en su cañón nos obliga a trepar por la orilla izquierda.

El encajonamiento puntual del río en su cañón nos obliga a trepar por la orilla derecha.

También por la margen derecha el río nos obliga a trepar para poder continuar, aunque nos regala vistas preciosas como la de la imagen.

De vuelta al llano, paseo por la llanura del Manubles.

De vuelta al llano, paseo por la llanura del Manubles.

De nuevo trepadica para arriba y buena otro regalo para los ojos.

El río desde lo alto.

Desde lo alto de nuevo.

Salto hacia una isla del Manubles.

Salto hacia una isla del Manubles tras otra trepada.

Después de comer llegamos a la llanura de Borobia en donde cogemos el cañón del río Pequeño para volver hacia Ciria, después de atravesar la pequeña llanura que se extiende entre los dos cañones.

Llanura de Borobia con el Tablado.

Llanura de Borobia con el Tablado.

Sabina en la planicie que separa los dos cañones con el Moncayo al fondo.

Sabina en la planicie que separa los dos cañones con el Moncayo al fondo.

Y por el otro cañón bajamos hasta Ciria de nuevo.

 

Pic des Moines (2.349 m) / Pico de los Monjes. 7 enero 2013

La ascensión hasta el Pic des Moines, o en castellano Pico de los Monjes o en la lengua vernácula Pic deths Monches, se suele realizar desde Astún. En nuestro caso, hicimos la ruta clásica el sábado 5 de enero. El día fue magnífico, totalmente despejado y un reluciente sol, únicamente en las partes más altas había rachas de viento.

Dejamos el coche en el parking de abajo de la estación de Astún, estaba a petar. Y luego se quedó pequeño, teniendo que aparcar los coches en el margen de la carretera. Lo más curioso, y me arrepiento de no haberle echado una foto, fue el ver un “39” por esos lares. Evidentemente, ya no funcionaba de 39, pero sin dudas en tiempos ese autobús cubrió alguna ruta de Zaragoza, y el 39 solía llevar ese modelo de autobús. La tapicería y el número (121) aún eran los de TUZSA. Supusimos que cubría la distancia entre Jaca y Astún.

A lo que vamos, la excursión comienza con un repechico para alejarnos de Astún. Nacho empieza con los esquís y Hamid y Diana con las raquetas. Yo empiezo sin nada, no tengo ninguna gana de ponerme esos cacharros. Tras el primer repecho el terreno se hace algo más tendido y seguimos la huella sin dificultades por el barranco de l´Escalar hasta llegar al ibón homónimo. Está totalmente congelado y con buena capa de hielo y nieve, decidimos voldearlo por la izquierda (parte norte) y atacar la cima por ese lado. Es decir, sin pasar por el collado de los Monjes.

Ibón de l´Escalar completamente helado.

Ibón de l´Escalar completamente helado.

Vamos cuatro, pero nos separamos en dos para coger altura a partir del ibón. Las separación se produce en función del material: por un lado suben Hamid y Diana con las raquetas por una zona donde la nieve es algo más profunda. Yo, que llevo desde antes del ibón los krampones opto por subir menos vertical pero más expuesto por el tramo de la ladera con menos nieve. Por aquí vendrá también Nacho con sus esquís siguiendo mis huellas.

Los dos grupos con el Pic de Belonseiche al fondo.

Los dos grupos, por arriba Diana y Hamid, por abajo Nacho; con el Pic de Belonseiche al fondo.

Ganamos altura hasta llegar a L´Escalar y ya tenemos el Pic des Moines al alcance de la mano. Aunque aquí arriba sopla un viento fuerte proveniente de Francia, recogidos detrás del monte estamos a gusto y comemos unos dátiles y almendras. ¡Mientras Nacho está seis horas recogiendo la “piel de foca”! Piel de foca, es lo que le permite subir con esquís hasta ahí arriba, ya que solo deja deslizar hacia adelante pero no hacia atrás. Eso sí, se ganó el perdón con un exquisito té caliente que subió para acompañar los dátiles.

Llegada al puesto de avituallamiento en L´Escalar.

Llegada al puesto de avituallamiento en L´Escalar.

A partir de aquí se hace aconsejable el uso de los krampones para acceder al pico, en territorio, por ahora, francés. Eso sí, tal y como estaba la nieve no eran necesarios si se tenían botas con buena suela. No obstante, sólo emprendimos el último tramo de subida Nacho y yo que éramos los únicos con krampones.

Curiosa forma en la cresta (¿ola o águila?) y culico del Nacho.

Curiosa forma en la cresta (¿ola o águila?) y culico del Nacho.

La cresta, que no entraña ninguna dificultad y hay una huella muy buena, dejó una curiosa forma gracias al viento y a la nieve que ha dividido a quienes la han visto entre los que ven una ola, los que ven la cara de un águila y los que se imaginan las dos cosas. Llegar a la cima es pan comido, hay que echar las manos alguna vez pero es fácil, a pesar de ir combinando nieve y roca. Atestigua que llegamos la imagen inferior, tomada por una caspolina muy maja que también, damos fé, llegó a la cima con una guipuzcoana.

En la cima con el Midi d´Ossau al fondo.

En la cima con el Midi d´Ossau al fondo.

Las vistas desde la cima son asombrosas, se ve todo lo que se puede ver desde allí. Incluso, algo en lo que nunca había reparado, el final de la cordillera por el lado francés se veía con dificultad. La cordillera por su parte norte es más corta que por la sur (contando las sierras exteriores) y por lo tanto por el norte se veía la llanura de Aquitanía, en cambio el Valle del Ebro no dejaba señal alguna. La siguiente imagen es una pequeña muestra de los que se veía desde el pico, selecciona esta porque puedo nombrar los tres picos más altos, de izquierda a derecha: Infiernos, Garmo Negro y Argualas.

Infiernos, Garmo Negro y Argualas. Foto de Nacho.

Infiernos, Garmo Negro y Argualas. Foto de Nacho.

Si seguimos hacia la derecha (hacia el oeste) con la foto anterior, vemos los siguientes picos que aparecen en la siguiente foto: Anayet (el de más a la izquierda), el Vértice de Anayet (totalmente blanco), Punta Escarra (puntica al fondo), Pala de Ip (mazacote a la derecha de Escarra) y Collarada. Que son los que aparecen al fondo, estando Nacho en primer plano.

Anayet, Vértice de Anayet, Punta Escarra, Pala de Ip y Collarada; y Nacho en primer término. ¡Pedazo de foto!

Anayet, Vértice de Anayet, Punta Escarra, Pala de Ip y Collarada; y Nacho en primer término.

En esta última foto en la que aparece Nacho con tanto pico, se ven al fondo a dos personas (la caspolina y la guipuzcoana). Detrás del monte donde están ellas, nos estaban esperando Diana y Hamid. Ya llegamos. Al llegar, fotico de grupo, aprovechando que había personal por las inmediaciones.

Foto de grupo, cerca del Pico de los Monjes.

Foto de grupo, cerca del Pico de los Monjes.

Desde aquí descendemos hacia el collado de los Monjes, pretendemos bajar al aparcamiento por una de las pistas de Astún. Pero antes, aun debemos descender hasta el ibón. Evidentemente Nacho baja en un periquete con sus esquís, aunque es cierto que salió más tarde y no llegamos con mucha diferencia al lugar en el que íbamos a comer con una vista magnífica de todo el valle donde nace el Aragón y de la zona del Aspe. Y de cara al sol, que sienta de maravilla.

El Aspe y compañía, desde el lugar donde comimos (con zoom).

El Aspe y compañía, desde el lugar donde comimos (con zoom).

Después de la comida un placentero sendero (huella en la nieve, para ser más exactos) que nos acercaba a las pistas de Astún. Y de ahí, en cuanto cogimos una azul, bajamos al parking. Aquí Nacho sí que se adelantó bastante. Por si alguien se plantea si hacerlo con krampones, esquís o raquetas, voy a decir que me parece que las tres son correctas. Aunque es cierto, que si se quiere subir al pico los krampones son casi necesarios (al menos extremadamente recomendables, y el piolet también). Las raquetas al principio dieron algunos problemas pero luego, clavando bien la punta, se solucionó. Y con los krampones yo fui muy bien, salvo en algún punto que me hundía bastante, pero fueron escasos metros. Me inclinaría de nuevo por los krampones. Eso sí, había poca nieve.

Hamid y Diana antes de acceder a la pista azul de Astún.

Hamid y Diana antes de acceder a la pista azul de Astún.

¡A por otra!

 

Subida al Moncayo, invernal. 28 febrero 2012

Resumen de la subida al Moncayo (2.315 m) realizada el 26 de febrero de 2012, el vídeo es de Manu. Subimos por el circo de San Miguel, tomando la vía que se abre al fondo a la derecha del circo y que va a parar prácticamente a la cima.

Contrasta los soleados inicio y final con la niebla y el fuerte Cierzo que teníamos en la cima. Eso sí, el viento no era excesivamente frío. En el circo el viento no se notaba, puesto que está menos expuesto a la dirección predominante del Cierzo (O-NO).

Pudimos contemplar los somontanos de Tarazona y Borja, los montes de Castejón, la Sierra de Alcubierre y gran parte de la Ribera Alta de Aragón y de la Ribera navarra. Además del Pirineo, cuyas alturas más elevadas aparecían nevadas por encima de la bruma que dificultaba divisar el Prepirineo. Hacia La Rioja la visibilidad no era tan buena pero aun con todo no pudimos reconocer nada (sabíamos que el Toloño, Valdezcaray, etc. están por ahí pero no dónde). Y hacia Castilla no se veía absolutamente nada.

La bajada la hicimos por la ruta más habitual y más tendida que discurre por la ladera existente entre el circo de San Miguel y el de San Gaudioso; vestigios de los antiguos glaciares moncahínos.

Además recibimos una completa explicación sobre la erosión remontante gracias a Bicho. Quien nos explicó cómo el Queiles, que antes nacía en la Diezma, había ganado el cauce del río Huecha. Quedando en la actualidad un barranco en la cara sur de la Diezma que se corresponde con el antiguo cauce del Huecha (cauce fósil). Aclaro: la Diezma es una muela cerca de Grisel.

 

El Matarranya (Aragón). 10 diciembre 2011

El Matarranya es el río que vertebra (junto con el Tastavins) y da nombre a la comarca. Es sin lugar a dudas la más mediterránea de todas las comarcas aragonesas. el Mediterráneo se encuentra a menos de 40km; eso sí, no por la carretera. Los olivos alternan con los almendros como lo hacen en otros lugares del Bajo Aragón pero en esta zona la proporción de olivos es mayor. Sin olvidar los melocotoneros. El aterrazamiento de las laderas está omnipresente en la comarca aunque sin llegar al extremo del Penedés. Los mases recuerdan que el territorio se aprovecha al máximo a pesar de las dificultades. Un paisaje muy diferente al del resto de Aragón.

Paseo a caballo en las inmediaciones de Valderrobres.

Y tanto que se explota. La actividad en Valderrobres es brutal, y en el resto de la comarca la afluencia de turistas es más que notable. La mayoría provenientes de la vecina Cataluña (es cierto que la parte del Baix Ebre está a menos de una hora). Algún zaragozano se pierde por allí pero no es habitual, a pesar de que solo está a 1 hora y cuarto de Zaragoza. Me parece increíble que los zaragozanos en particular y la gran mayoría de aragoneses en general no conozcamos el tesoro que tenemos en el Matarraña.

Atardecer en Valderrobres.

Los cascos urbanos están muy bien cuidados, con verdaderas joyas arquitectónicas como el Castillo de Valderrobres o la ermita de Peñarroya de Tastavins declarada su techumbre Patrimonio de la Humanidad. Darse una vuelta tranquilamente por el casco urbano de Valderrobres y cruzar su puente medieval después de ver las magníficas vistas desde lo alto de su castillo no tiene precio.

Por cierto, es Valderrobres, ni Valle de Robles ni Vall de Roures como dicen en castellano y en catalán respectivamente, los lugareños lo conocen como Valderrobres y así es. Traducir los nombres de las ciudades no tiene mucho sentido en lenguas tan próximas. De la misma forma que L´ampolla es L´Ampolla a pesar de que su traducción al castellano sería La Botella, y nadie la llama así. Un poco de respeto por la lengua del Matarraña. Además tiene un origen muy bonito, puesto que esa zona fue repoblada por catalanes en tiempos de la Reconquista y a pesar de pertenecer al Arzobispado de Zaragoza y al Rey de Aragón ellos siguieron hablando su lengua que ha perdurado (con cambios evidentemente) hasta nuestros días.

Dedicar una mañana a montar a caballo por los campos y bosques cercanos a Vallderrobres es una actividad muy interesante, además, por supuesto de visitar el Parrisal de Beceite. Un barranco que remonta el río Matarraña hasta su nacimiento y que está acondicionado para que cualquier persona lo pueda realizar. Se han habilitado plataformas elevadas para cruzar tramos inundados y el sendero no tiene pérdida alguna.

Parrisal de Beceite.

No tuvimos tiempo para visitar mucho más en la comarca: subir el Masmut, comer bien y poco más. Pero volveremos, ahora que la hemos descubierto, que sabemos del buen trato que se recibe y que tiene un patrimonio envidiable es imposible resistirse al retorno.

 

Jaca desde Peña Oroel. 29 mayo 2011

Filed under: Excursiones,Montaña — Aznar @ 21:41
Tags: , , , , , ,

Vista de Jaca desde Peña Oroel (1.769 metros).

 

Francia desde el Garmo Negro (Pirineo). 25 julio 2010

El fin de semana pasado subimos cuatro amiguetes al Pirineo y subimos este genial pico desde el Balneario de Panticosa (otro tema será hablar de lo que ha hecho el Gobierno de Aragón ahí en el balneario). Pero bueno, cuando asciendes un poco dejas de presenciar ese Benidorm pirenaico y te centras más en sus profundos valles y majestuosos picos que se alzan hacia el cielo.

Cierto es, que según se asciende, si se mira para abajo se ve el espectáculo bochornoso de la construcción indiscriminada, aunque cuanto más arriba menos se aprecia. ¿Igual lo ha potenciado Biel para facilitar la ascensión a los tresmiles? Lo dudo, pero seguimos para arriba, expresando nuestras excusas a los dos madrileños que nos acompañan. Porque encima esa aberración está pagada con los impuestos de todos los aragoneses.

Centrándonos en la excursión, es un palizón de narices. Se suben unos 1250 metros de desnivel (creo recordar). Y se hace del tirón. En realidad en 8 horas subimos 2851 metros, puesto que salimos de Zaragoza a las 6 de la mañana (200 metros sobre el nivel del mar Mediterráneo en Alicante) y llegamos a la cima sobre la 1 o las 2 de la tarde a 3051 metros de altitud sobre Alicante). Es curioso, como dijo Nacho, que desde el inicio al pie de la montaña se aprecia perfectamente la cima y viceversa (obviamente).

Conforme subíamos fue apareciendo la nieve y fueron necesarios (o al menos aconsejables) los crampones. Dos de los compañeros sufrieron una caída sin consecuencias de unos 20 o 30 metros por resbalar en un nevero. Un nevero bastante grande por cierto. Tendría casi una hectárea de superficie(algo no muy normal en estas fechas) justo antes de llegar al Collado de Argualas, en donde se puede subir el Garmo Negro a la derecha o el Argualas a la izquierda, un pico mucho más expuesto y con trepadas.

Desde la cima unas vistas maravillosas: se entreveía Francia cubierta de nubes, el Midi con alternancia de nubes y claros en su cima y gran parte del Pirineo aragonés en su parte más centro occidental. Por supuesto Los Infiernos, Panticosa y la zona de Sallén / Sallent. Una auténtica delicia que recomiendo sin lugar a dudas.

La foto es de la cámara de Nacho y creo que la hizo él. No tiene desperdicio.

Increíble vista de la zona norte del Pirineo, con un mar de nubes sobre Francia.