Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

La Gran Divergencia. 30 enero 2014

Filed under: Cultura y arte — Aznar @ 13:07
Tags: , ,

Esta semana he terminado de leer el libro La gran divergencia de Peter Watson (editorial Crítica), es un ensayo en el que trata de dar respuesta a la gran brecha que existía a finales del S.XV entre Eurasia y América. Hace tiempo hablé del libro de Jared Dyamond (“Armas, Gérmenes y Acero”), quien explicaba por qué fue Europa quién se impuso a América y no al revés. Sin embargo, en este caso a pesar de citar ciertos argumentos que ya refería Dyamond se dan otros muchos sobre temas, como la mitología que no tocaba Dyamond.

El ensayo aporta una serie de herramientas que a los profanos en la antropología nos sirven para sacar nuestras propias conclusiones. Se centra en la importancia de los mitos y su distribución mundial. Al parecer, hay cuatro zonas bien diferenciadas en el mundo si se atiende a la mitología. Una es África, otra incluye desde Europa hasta el sureste asiático pasando por Oriente Medio y la India (el eje este-oeste) y las otras abarcan en un caso todo América y en otro Siberia, China, Japón y Corea. ¿Qué se puede desprender de estos mitos? Es obvio que la presencia de un mismo mito en comunidades separadas miles de kilómetros hace referencia a un acontecimiento pasado que la tradición oral ha convertido en una historia más o menos real con la que poder explicar lo sucedido. Así, por ejemplo, existe un mito muy extendido a nivel mundial y que hace referencia a la unión entre el cielo y la tierra y la posterior aparición de la luz. Se interpreta que esto es por la gran cantidad de cenizas que cubrió durante años la atmósfera. Los datos lo demuestran: todo parece indicar que ese mito tiene su origen en la explosión de un volcán de colosales dimensiones en el sureste asiático, el monte Toba, las excavaciones confirman que la explosión fue hace uno 70.000 años.

Otro mito muy extendido es el del gran diluvio, que parece tener su origen en la subida de las aguas fruto del deshielo producido entre 11.000 y 8.000 años atrás. Esto habría obligado a la mayoría de la población a emigrar puesto que en esa época la mayoría de la población vivía próxima a las costas y los grandes ríos.

En cualquier caso, las mayores diferencias en cuanto a las civilizaciones del Viejo y del Nuevo continente surgieron a raíz del entorno climático, geográfico, biológico y geológico; muy diferente en los dos continentes. América contaba con muchas más plantas alucinógenas que Eurasia y las siguió empleando siempre. Eurasia, cuando apostó por el pastoreo porque era la única forma de aprovechar las estepas dejó de lado las plantas alucinógenas y las sustituyó por el alcohol que permitía socializar (algo muy ansiado cuando se es nómada y no se ve a nadie durante meses) y evitaba perder el control a la hora de montar un caballo, dirigir un toro, etc.

Las plantas eran vistas en América como unos dioses que producían temor ya que podían llevar a quien las tomara a mundos terroríficos. En Eurasia también tenían importancia religiosa en la antigüedad, sin embargo primaba por encima de ellas la fertilidad. Fenómeno que estaba en declive debido al debilitamiento de los monzones y que era de vital importancia para las sociedades agrícolas. De ahí viene el culto a la gran Diosa, próxima a la fertilidad de las plantas, animales y también de los humanos. Algo que con los pastores nómadas comienza a cambiar. Gracias a la ganadería el ser humano es consciente del proceso de creación de los niños y relaciona lo que sucede después de nueve meses porque con los cerdos, por ejemplo, únicamente se tardan tres meses en gestarse y el recuerdo está más fresco. La Gran Diosa, y con ello también la mujer, empieza a perder protagonismo con el auge del nomadismo y el pastoreo, que producen gran individualismo en la sociedad. Esto conduce a un incremento en la guerra, defender pastos, conseguir ganado, etc. y hace que el hombre tome protagonismo en la sociedad y se piense en un dios por encima del resto. Este es el origen que llevará al monoteísmo.

Todo este proceso es posible gracias a la buena transmisión de conocimientos que se daba en el eje del corredor este-oeste. Este corredor permitió que se extendieran rápidamente por Europa diversos avances como la agricultura, la rueda, etc. La rueda se desarrolló en Eurasia y no en América, a pesar de que en el Nuevo Mundo tenían también asimilado el concepto de redondez, la rueda no hubiera tenido tanta acogida puesto que los únicos animales domesticables eran la llama y la vicuña que podían desplazar un peso similar al de los hombres, así que su domesticación no supuso un gran cambio como sí lo supusieron los caballos o los bóvidos.

No obstante, la creación de las diversas sociedades en América estuvo marcada por el rigor climático. Téngase en cuenta que los dioses en Eurasia parecían ser benevolentes con el ser humano. En América los dioses mostraban su malestar en forma de erupciones, tsunamis, terremotos, etc. y parecía imposible aplacarlos. Para lo cual eran necesarios más sacrificios. Los aztecas llegaban a sacrificar 120.000 personas anualmente. Los incas también sacrificaban a decenas de miles de personas. Además, había una gran brecha social entre la elite y los plebeyos. Las elites llegaron a extremos extraordinarios para dominar: puesto que los dioses parecen no obedecer, los gobernantes optaban por guerras constantes para tener al pueblo atemorizado, un aspecto que, a diferencia de los desastres naturales, sí que podían controlar.

El culto a la elite era tal que algunos reyes y nobles lo seguían siendo después de muertos. La concentración de la tierra en unas pocas manos iba en aumento y se destinaban muchos recursos para los muertos, así llegó la escasez para el pueblo y a la llegada de los españoles comenzaba a haber los primeros signos de inestabilidad en el estado inca y el azteca, aquejados de este gran desequilibrio entre ricos y pobres.

El libro pretende que seamos conscientes del impacto de las acciones de las sociedades en el futuro, así se recoge el ejemplo de la cultura Nazca, extinta en América por la erosión causada por la tala masiva de un árbol llamado huarango que tiene una raíz de más de 30 metros de profundidad. Se sustituyeron estos árboles por cultivos de algodón y maíz y el desastre no tardó en llegar.

 

3 Responses to “La Gran Divergencia.”

  1. Irene Says:

    Has pensado en dedicarte a la divulgación Javi? Creo que se te da bien.
    Curiosidad 1: la gestación de la cerda dura 114 días; es decir, 3 meses 3 semanas y 3 días (regla nemotécnica de la carrera jejeje)
    Curiosidad 2: sobre el último párrafo, has leído “Colapso: por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen”, de Jared M. Diamond? Yo no lo he leído eh, pero me hablaron de él hace un tiempo y me pareció interesante el tema, debe tratar sobre eso, sociedades que desaparecieron en su día y posibles causas, analizando algunos ejemplos en particular. Y eso🙂
    http://es.wikipedia.org/wiki/Colapso_%28libro_de_Jared_Diamond%29


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s