Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

Preciosa canción de La Ronda de Boltaña. 9 mayo 2012

No cabe duda de que la canción es triste, me atrevo a decir que muy triste. Pero también es cierto que es hermosa, me atrevo a decir que preciosa.

Narra la historia de un señor mayor originario del Pirineo aragonés y que emigró a Barcelona (donde formó una familia y donde reside actualmente). Sublime. Atentos a la letra:

Aquí la letra:


Mermelada de moras

Gatos trasnochadores cortejan bajo el balcón.
Canarios de las Ramblas, y un geranio sin flor.
Bailando calle abajo la noche al fin se marchó…
¿Dónde vas, parrandera, si “El Molino” cerró.

“Canción de mañanada”: -Serrat en un transistor,
y un coro de vecinas en el patio interior.-
“Canción de mañanada”.¡Qué lejos queda Aragón!..
Casa mía entre barzas,¿cómo te olvido yo?…

Mañanita de domingo, como en casa del mayor;
se irán luego a ver al Barça, y yo con la nieta al zoo.
Mañanita de San Jorge, triste sin libro ni flor:
…Cuando pierde a la princesa, ¿para qué vive el dragón?

No lo sé, pero vive, lo mismo que vivo yo,
hasta que un santo bruto nos clave su lanzón.
Vive en su fría cueva, rumiando lo que perdió:
Mermelada de moras, los recuerdos de amor.

Moras del Pirineo, donde nacimos los dos:
a ella la echó un pantano, yo quise algo mejor.
Rueda que rueda el mundo, con él rodando ella y yo…
en este piso oscuro el rodar terminó.

Ojos como moras negras, en la noche de san Juan
un entoldado de estrellas sobre la calle Rosal.
Giró el mundo en su verbena, y giramos sin pensar
que con cada giro, el baile se acercaba a su final.

Mi viejo Pueblo Seco, -donde viví, moriré…-,
sin perder lo que era me hizo barcelonés.
Y ahora, uno de mis nietos va a cursos de aragonés,
anda soplando gaitas… y pretende volver.

Quiere hacerme de la Chunta,-…¡si soy de la C.N.T.!-;
me trae las “Fuellas”, el “Rolde”, y “El Cruzado aragonés”.
¡La de vueltas que da el mundo! ¡Si ella lo pudiera ver!…
El camino que unos hacen, otros lo han de deshacer.

Como cada Septiembre desde que ella no está
subiré a nuestro valle…si me quieren llevar.
Junto a la casa hundida,-por ella y por tantos más-,
¡le escupiré al pantano!,…y lo haré sin llorar.

Despacio, entre las ruinas, cosecharé en el barzal
moras como sus ojos, dulces hasta rabiar.
No es raro que mi hija me las quiera racionar:
-“Padre, esa mermelada con su azúcar va mal.”

-…¡Si supieras que al comerla vuelvo a ver la casa en pie,
y en los labios de tu madre una gotita de miel!
¡Ojalá vivas bastante para descubrir por qué
mientras unto mermelada tú eres mi niña otra vez!

…que el recuerdo vuelve tierno hasta el pan duro de ayer. “

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s