Desde los meandros.

De todo un poco pero abreviando (no como los meandros).

Los aditivos, los famosos E-XXX. 10 febrero 2011

En general no tenemos ni idea de lo que comemos. No nos podemos imaginar las barbaridades que le han hecho al trozo que nos estamos llevando a la boca sea prácticamente lo que sea. El libro “Supermercados: no gracias” aporta un poco de luz sobre estos temas de una manera muy fácil de entender.
Me ha llamado la atención un párrafo porque creo que puede ser bastante útil conocer esto y aquí lo reproduzco, y sin duda recomiendo la lectura de este libro. Así entenderemos que los plátanos que comemos con distintivo de Canarias en realidad pasan más tiempo en las cámaras frigoríficas de Mercabarna que sobre las soleadas copas del banano en las islas afortunadas. En fin, pasen y vean:

Hablando de las sustancias químicas agregadas a los alimentos: “Los colorantes llevan detrás de la E la cifra 1 y sólo sirven para dar color y deberían evitarse en lo posible. Los conservantes llevan el 2 detrás de la E y se utilizan para evitar los gérmenes que deterioran los alimentos. Algunos sólo son tolerables en bajas proporciones, otros, como los sulfitos (del E220 al E228), son claramente problemáticos, y otros no son considerados aptos para los humanos y sin embargo pueden utilizarse en la piel de cítricos (no en la agricultura ecológica) sin que se esté obligando a declararlos. Los antioxidantes (que no deben confundirse con las sustancias beneficiosas de muchos alimentos naturales) llevan la cifra 3. Los galats (E310; E311; E312) pueden causar irritaciones gástricas. El BHA (E320) y el BHT (E321) pueden causar problemas hepáticos. Todos ellos están prohibidos para bebés. Los estabilizantes llevan la cifra 4. Los emulgentes permiten la mezcla de ingredientes difíciles de combinar, lo que posibilita modificar la textura de muchos alimentos y hacerlos atractivos. Esta propiedad se utiliza ampliamente para añadir agua a los alimentos, con el objetivo de aumentar su peso. Los peligrosos potenciadores de sabor, con la cifra 6, son perfectamente prescindibles y muy controvertidos. Los edulcorantes que llevan el 9 se usan como sustitutivos del azúcar. Los ciclamatos (E952) han sido prohibidos en algunos países bajo la sospecha de potenciar la acción cancerígena de otras sustancias. El aspartano (E921) causa alteraciones en el sistema nervioso central“. Xavier Montagut. Supermercados: no gracias. Editorial Icaria. 2007.

Así están las cosas… Y encima la mayoría de esas sustancias son totalmente prescindibles. Eso sí a las industrias agroalimentarias les confieren pingües beneficios debido a que son una gran ayuda para la logística: mayor tiempo de conservación, más estable, sabor buscado con unos mg de EXXX en lugar de unas condiciones ambientales más costosas y laboriosas, etc. Ojo al dato, en Europa consumimos al año 170.000 toneladas de aromas industriales. La mayoría de las cuales no tienen ningún valor nutritivo y entrañan riesgos para la salud.

Ante esto, solo cabe desear suerte o cambiar firmemente los hábitos de consumo.

 

One Response to “Los aditivos, los famosos E-XXX.”

  1. Diego Says:

    Aunque todos sepamos que lo que comemos, tras su elaboración industrial deja de ser sano, el verlo escrito y con lenguaje medio científico, te da ganas de dejar de comer. Pero seguro que en diez minutos se nos olvida y vamos a un Mercadona (o similar) a seguir consumiendo y destrozando nuestro cuerpo con todas esas EXXX.

    Pena de sociedad y pena de seres humanos que preferimos la comodidad a la salud…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s